Cadenas de deportaciones en las fronteras europeas

Estas cadenas se generaron como efecto de los acuerdos de readmisión que firma la Unión Europea con diversos terceros países con los que comparte frontera exterior.
refugiado-bosnia-campamento
Asentamiento informal de refugiados en Bihać, Bosnia-Herzegovina — Juanjo Chica

En 2007, Serbia y la Unión Europea firmaron el acuerdo entre la Comunidad Europea y la República de Serbia sobre la readmisión de residentes sin autorización (Agreement between the European Community and the Republic of Serbia on the radmission of persons residing without autorization (1007/819/EC). Su objetivo era facilitar y hacer más efectiva la readmisión de nacionales de terceros países, nacionales serbios y ciudadanos europeos, crea también la obligación hacia Serbia de acoger a nacionales de terceros países que vienen desde la UE.

Para empezar este procedimiento de readmisión se tiene que probar que las personas que se pretenden deportar han estado previamente en Serbia, esto puede demostrarse desde el testimonio de agentes o los propios afectados, hasta billetes de bus, dinero serbio, una tarjeta SIM serbia o si son atrapados justo en la frontera no se necesitan pruebas adicionales.

Esta práctica hay que diferenciarla de la devolución en caliente, esta se produce de manera ajena a cualquier legalidad, en ocasiones con abusos como maltratos, robos, violaciones o tratamiento inhumano de las personas migrantes por parte de las autoridades y en punto lejanos a los cruces fronterizos oficiales con el fin de evitar las patrullas del estado al cual se está deportando, mientras que la deportación basada en el acuerdo de readmisión, supone un procedimiento administrativo en el cual las autoridades de un país entregan a las personas al país receptor previa autorización de este en un puesto fronterizo oficial.

Según el propio acuerdo, este no podrá ser usado para eludir las obligaciones internacionales que asisten a los estados en cuanto a solicitudes de asilo, teniendo primero que resolver acerca de esto y luego, si se deniega y compete, hacer el proceso de readmisión.

La realidad es que este acuerdo fue usado de manera fraudulenta por diversos estados, conforme el informe que ha publicado klikAktiv CSO, organización serbia que se dedica a la protección de los Derechos Humanos y la justicia social. En este se detalla como a lo largo de dos años documentaron casos de devoluciones basadas en este acuerdo en el que las autoridades de países de la UE han ignorado las solicitudes de asilo, así fue el caso de una familia de Siria que junto a un niño de 10 años declararon haber sido retenidos por la policía rumana después de cruzar la frontera, unas 6 horas durante las cuales solicitaron asilo, pero fueron ignorados, les hicieron firmar documentación en inglés y rumano sin un traductor o ayuda judicial que les hiciera comprensible que estaban firmando para posteriormente ser entregados a las autoridades serbias que los trasladaron unos kilómetros dentro del país y los dejaron al lado de la carretera. Denuncian también conocer de otros doce casos similares entre agosto de 2020 y diciembre de 2021, sin embargo, estiman que las cifras de este tipo de casos son mayores, ya que ellos solo conocen de los lugares en los que están presentes como Majdan y Sombor, pueblos fronterizos entre Serbia y Rumania. 

También han recogido testimonios acerca de cómo personas han sido deportadas desde Austria, Alemania, Bélgica o Eslovaquia debido al Reglamento europeo que establece que el primer país de la UE al que acceda la persona será el responsable de resolver la solicitud de asilo, solo para posteriormente acabar deportados desde Rumanía a Serbia. Destaca el de un ciudadano sirio al cual le fue expedida una tarjeta de identidad de solicitante de asilo por la autoridad austriaca, el solicitante no había solicitado asilo en ningún país de la UE hasta el momento, con lo cual no se hallaba registrado dactilarmente, aun así, las autoridades austriacas decidieron deportarlo a Rumania conforme el Reglamento mencionado, solo para después de una entrevista con las autoridades rumanas sobre por qué solicitaba asilo de 10 minutos sin asesoría legal y una cuarentena de 14 días, ser una vez más deportado a Serbia bajo el acuerdo de readmisión, muy pocos de los documentos de las autoridades rumanas figuraban en inglés y mucho menos en un idioma que él comprendiera, una vez en Serbia se le obligó a abandonar el país en un plazo de 30 días y no pudo acceder a un procedimiento de asilo, con lo cual se vio estancado en uno de los muchos campamentos informales en los que viven estas personas.

Llegaban hasta Italia o Eslovenia, las autoridades les hacía firmar documentación que no entendían, eran entregados a las autoridades croatas, y una vez en manos de las autoridades croatas, eran deportados a Bosnia muchas veces con palizas de por medio

Desde No Name Kitchen, organización presente en varias fronteras europeas aseguran que era algo común sobre 2018, 2019 o 2020, llegaban hasta Italia o Eslovenia, las autoridades les hacía firmar documentación que no entendían, eran entregados a las autoridades croatas, y una vez en manos de las autoridades croatas, eran deportados a Bosnia muchas veces con palizas de por medio, en 2022 hubo un cambio de gobierno el cual hizo que Eslovenia se portara mejor con las personas migrantes, sin embargo, recientemente están volviendo a comportarse de manera molesta. Había casos también desde Austria, eran deportados a Hungría y posteriormente deportados otra vez hasta Serbia, pero eran muchos menos que los anteriores. La recogida de testimonios se ha vuelto más complicada, ya que las autoridades serbias han empezado a trasladar a todas las personas hacia el sur del país, con lo cual las personas migrantes se están escondiendo.

A pesar de la disminución con el tiempo de estos casos, estos acuerdos aún vigentes han generado otra baza más mediante la cual los Estados eluden la legalidad internacional, deportando personas con una clara intención de acogerse al asilo y encontrar una estabilidad en países considerados “seguros”, pero que, sin embargo, no lo son para todos.

Nada de esto sería posible sin suscriptores