El Sergas acelera en campaña electoral

Desde el sindicato CIG alegan que las listas de espera que publica el Sergas no responden a la realidad de los enfermos que están esperando por intervenciones quirúrgicas, exploraciones complementarias o consultas diagnósticas

Es muy común que, en la víspera de elecciones municipales, las obras públicas a cargo del ayuntamiento de turno que llevaban meses empantanadas de repente peguen un acelerón, para estar acabadas antes de las elecciones. Sucede exactamente lo mismo con las licencias o permisos municipales que parecen casi imposibles de conseguir y de pronto son concedidas con suma celeridad. En período electoral todo son facilidades.

Lo mismo sucede con el Servicio Galego de Saúde (SERGAS) en esta campaña de las elecciones al parlamento de Galicia. Algunos profesionales sanitarios gallegos han destapado en estos días que, desde la convocatoria electoral, han recibido órdenes de operar con carácter prioritario a personas con más de 300 días esperando, frente a otras intervenciones que en principio revisten mayor gravedad y urgencia desde el punto de vista clínico.

También alegan los sanitarios que se les está instando, desde las Gerencias de los hospitales, a realizar las peonadas (trabajo fuera de turno) necesarias para sacar de las listas de espera a pacientes que llevan muchos mesesen ellas, tanto en el caso de pruebas de imagen como en el de consultas.

Aunque la Xunta alega que la sanidad pública gallega tiene la segunda menor espera media de España para una intervención quirúrgica (66 días según los datos aportados por el SERGAS, mientras que la media estatal es de 112días), la memoria para el año 2023 de la asociación “Defensor del paciente” conocida recientemente, constata que las listas de espera están manipuladas, no solo por las numerosas quejas recogidas, sino sobre todo por una táctica tramposa de excluir de las mismas a los pacientes que rechazan ser intervenidos en hospitales de zonas distintas a las que les corresponden.

Desde el sindicato CIG alegan también que las listas de espera que publica el Sergas no responden a la realidad de los enfermos que están esperando por intervenciones quirúrgicas, exploraciones complementarias o consultas diagnósticas. Son las listas que el Sergas quiere publicar, que pertenecen a pacientes en espera estructural.

Según el Real Decreto que regula las listas de espera en el Sistema Nacional de Salud, se encuentran en esta espera estructural quienes se encuentran en situación de ser intervenidos quirúrgicamente y cuya espera es atribuible a la organización y recursos disponibles. Quedan fuera de esta categoría por tanto los pacientes pendientes de una intervención quirúrgica cuya espera es motivada por la libre elección del ciudadano, como la ya señalada de rechazar ser intervenidos fuera de su zona sanitaria, o la de los pacientes que se niegan a ser derivados a la privada y exigen ser intervenidos en la sanidad pública.

Al gobierno de Rueda le entran las prisas por reducir las listas de espera, aunque sea a costa de postergar operaciones que son más urgentes en función de la gravedad de la patología, todo esto con la gran manifestación de Compostela en defensa de la sanidad pública en ciernes. A este gobierno de la Xunta le importa bien poco la salud de las gallegas y los gallegos, solo les importa mantenerse en el poder a toda costa.

Nada de esto sería posible sin suscriptores