El juez García Castellón atiende a los medios y opina sobre que Suiza no vea terrorismo en Tsunami: "Que cada uno diga lo que quiera"

Asimismo, el juez de la Audiencia Nacional se ha preguntado "por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo, por qué dicen 'lawfare' cuando están acusando de prevaricación; por qué emplear una palabra absolutamente hipócrita"
Fernando Sánchez / Europa Press
Fernando Sánchez — Europa Press

Así se ha manifestado en una conferencia celebrada en Zaragoza, en el Patio de la Infanta de Fundación Ibercaja, sobre 'La Audiencia Nacional o la defensa de la democracia'.

Fue el pasado viernes cuando se dio a conocer que la Oficina Federal de Justicia de Suiza respondió al titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 que se negaba de nuevo a prestarle auxilio judicial para localizar a la secretaria general de ERC, Marta Rovira.

En el marco del encuentro, García Castellón también se ha referido al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que tiene pendiente su renovación desde diciembre de 2018. Sobre este órgano, el magistrado ha asegurado que cuenta con "buenos juristas, pero la norma política manda".

Con todo, ha defendido que el primer periodo de funcionamiento del CGPJ fue de 1980 a 1984 y "fue modélico". "Era el primero, no había experiencia y, es una cosa asombrosa, llegó el año 1985, se cambió la legislación y se pasó a lo que hay ahora", ha dicho para luego añadir que "desde el punto de vista profesional y personal" le parece "increíble".

Sobre la posibilidad de que PSOE y PP lleguen a un acuerdo para la renovación del Consejo, García Castellón ha manifestado a los medios de comunicación que "ojalá", añadiendo: "No sé más, no tengo ni idea".

Nada de esto sería posible sin suscriptores

Asimismo, el juez de la Audiencia Nacional ha aludido al 'lawfare', señalando que "se ha tocado a muchos, pero entonces no había 'lawfare'" y se ha preguntado "por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo, por qué dicen 'lawfare' cuando están acusando de prevaricación; por qué emplear una palabra absolutamente hipócrita". "Se dice lo de 'ladran, luego cabalgamos', pues muerden a algunos", ha agregado.

Respecto a la separación de poderes, García Castellón ha defendido el modelo anglosajón: "Echo de menos un sistema como el anglosajón, que es sota, caballo y rey, cada uno tiene sus funciones y entrometerse de forma más o menos descarada supone todo tipo de penas del infierno".

"Está claro, nosotros --en España-- no estamos en el sistema anglosajón y mecanismos no los hay, el que hay es tan limitado que no produce satisfacción", ha apuntado.