La Asamblea de Estudiantes sigue denunciando una “deriva represiva” en la Universidad Carlos III de Madrid

Para la representante de la Asamblea de Estudiantes de la UC3M, “es un acto de censura que busca impedir la autoorganización de las estudiantes” y exige que el Vicerrectorado de Asociaciones cese su actitud hostil y su comunicación intimidatoria
Acción de la Asamblea — Instagram de la Asamblea UC3M, foto de @sikoliu

La Asamblea de Estudiantes de la Universidad Carlos III de Madrid —conocida como UC3M— continúa denunciando una “deriva represiva y autoritaria” en la Universidad. Según han explicado en un comunicado, la Universidad “ha expulsado del despacho a las asociaciones, ha incoado expedientes disciplinarios a estudiantes por protestar, y ha pretendido aprobar un protocolo para impedir la actividad asociativa de las estudiantes”.

La Asamblea —integrada por las asociaciones Abrir Brecha, Pan y Rosas, La Deriva, así como por estudiantes independientes— fue sorprendida con el cierre del despacho asignado a las asociaciones tras finalizar las II Jornadas de la Asamblea el 28 y el 29 de febrero de este año. “La Vicerrectora había ordenado cambiar la cerradura, secuestrando el material, obstaculizando la realización de actividades previamente programadas y privando a las asociaciones de un espacio desde el que poder autoorganizarse”, explican.

Para Lola Cayuela, representante de la Asamblea de Estudiantes de la UC3M, “es un acto de censura que busca impedir la autoorganización de las estudiantes” y exige que el Vicerrectorado de Asociaciones cese su actitud hostil y su comunicación intimidatoria. No van a parar, recalca, hasta que “la Universidad se retracte y se establezcan garantías de interlocución sin peligro de represalias.”

La Asamblea de Estudiantes ha trasladado a Diario Red que la retirada del despacho a las asociaciones que habían colaborado con la Asamblea para organizar las II Jornadas de la Asamblea, “es algo muy grave” y creen que “no tiene precedente en la Universidad”.

Denuncian también la apertura de expedientes disciplinarios a dos estudiantes por protestar contra una charla tránsfoba de Totus Tuus, asociación católica y polémica por sus actuaciones, entre las que se encuentran organizar un espectáculo taurino para iniciar el curso estudiantil en el 2021 o impulsar actos fundamentalistas donde se cuestiona el derecho al aborto.

Según explican desde la Asamblea, estos incidentes no son algo aislado y evidencian una “deriva autoritaria” por parte de la Universidad; deriva que se puso de manifiesto de nuevo cuando recientemente se intentó implementar un protocolo de comunicación que, según los estudiantes, “instaura un sistema de verdadera censura”.

Dicho protocolo cambia las reglas de juego y, de entrar en vigor, obligaría a las asociaciones a solicitar con 10 días de antelación la difusión de cualquier acto organizado por los estudiantes, prohibiría la utilización del sello de la UC3M en carteles o comunicaciones de las asociaciones, y sometería toda la actividad de los colectivos a un criterio de “lealtad institucional”, tal y como señalan. Por todo ello, lo han denominado: el “protocolo de la censura”.

La Universidad Carlos III de Madrid hizo llegar el “protocolo de la censura” el pasado 23 de noviembre a las asociaciones. Un hecho que tuvo su contestación en forma de protesta y, además, se recogieron más de 700 firmas —entre estudiantes, profesorado y trabajadoras— en contra de su aplicación y más de 30 organizaciones por todo el Estado mostraron su rechazo al mismo.

Acción contra el protocolo de la censura — Instagram de la Asamblea UC3M, foto de @sikoliu

Ismael, miembro de la Asamblea, ha explicado a Diario Red que “el protocolo de la censura” no se ha llegado a implementar por el momento: “Estuvo en la página web y fue envidado a las asociaciones, pero tras la protesta, acabó siendo retirado de la página web. Aunque no ha habido una comunicación oficial que transmita que el protocolo no está en vigor.”

Asimismo, añade que sus actuaciones de denuncia van a continuar hasta que vuelvan a disponer del despacho de las asociaciones para realizar su actividad con normalidad, sus demandas se escuchen y puedan desarrollar su actividad sin ningún tipo de obstaculo por parte de la UC3M.

Desde la Asamblea de Estudiantes UC3M han intentado reunirse con la Vicerrectora Adjunta de Asociaciones, María Gema Quintero, y con el Rector de la Universidad, Ángel Arias. Sin embargo, la Vicerrectora declina reunirse directamente con la Asamblea y con los cuatro representantes propuestos por la misma al no considerarlos legitimados para dicho encuentro.

Nada de esto sería posible sin suscriptores