"La sociedad gallega no está preparada para la independencia"

La eurodiputada Ana Miranda asegura que el BNG está "creciendo mucho" y mira con ilusión las elecciones gallegas de 2024

Ana Miranda, eurodiputada del BNG

Ana Miranda (Cuntis, Pontevedra, 1971) está especializada en Derecho Europeo y desde hace más de una década es la voz de Galicia en el Parlamento Europeo. Atiende a esta entrevista después de una reunión y mientras intenta llegar desde A Coruña a su pueblo. “Aquí el transporte público funciona fatal y eso se lo debemos a Feijóo”, aclara, mientras se le oye pagar el billete para subirse a un autobús de línea.  

A pesar de las declaraciones del ministro Albares, está segura de que el gallego, junto con el euskera y el catalán, será lengua oficial en las instituciones europeas y admite que ha habido ya encuentros con el PSOE para negociar las condiciones a cambio de las que el único diputado del nacionalismo gallego en el Congreso, Néstor Rego, dará su voto favorable a la investidura de Pedro Sánchez. 

¿Qué valoración hace el BNG del uso de las lenguas oficiales en el Congreso?

Es un derecho y una reivindicación histórica que hemos tenido siempre. Ya desde la época de la Segunda República los representantes en las Cortes del nacionalismo gallego querían hablar en galego y no se permitió. El plurilingüismo tiene que ser visto como una riqueza, como se permite en el Parlamento belga, canadiense, suizo y en otros foros mundiales. 

¿De qué salud goza la lengua gallega?

En estos momentos está en una situación de minusvaloración, infravalorado por el propio Gobierno gallego que aprobó un decreto llamado de plurilingüismo que redujo la carga lectiva del gallego e impide subvenciones a medios de comunicación en lengua gallega. También influye las horas bajas por las que pasa la Televisión de Galicia, con programas de muy baja calidad y represión a los trabajadores. 

¿No existe un ecosistema mediático en gallego que favorezca el uso de la lengua?

Existe, pero está muy debilitado por la política represiva de la Xunta.. Los medios de comunicación son transmisores directos de una lengua y el PP, lejos de fomentarla, la ha minimizado. El gallego subsiste gracias a la gente que lo habla, pero cada vez hay menos hablantes en las escuelas, menos niñas y niños que hablan galego y eso nos preocupa. 

¿No ayuda a la normalización fenómenos como Tanxugueiras o influencers que hablan en galego?

La música en gallego, así como el cine o la literatura, está permitiendo poner en valor la lengua, el problema es que quien no lo pone en valor es el PP, que gobierna Galicia, que ha sido capaz de votar para impedir que se hable la lengua en el Congreso y encima lo ha hecho un señor que fue presidente de la Xunta. En las culturas democráticas más avanzadas del mundo se reconoce la diversidad lingüística.

"Feijóo como presidente de la Xunta fue terrible, mentiroso, incumplidor, una persona poco de fiar que trabajó en contra de las clases populares"

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha hablado de priorizar el catalán como lengua oficial en las instituciones europeas. 

El ministro Albares tiene el don de la inoportunidad. Es especialista en no medir bien la información que transmite. A nosotros nos han sentado muy mal esas declaraciones, también a los vascos. O se permite el uso de las tres lenguas cooficiales o ninguna. Nosotros vamos a dar la batalla para que el gallego sea lengua oficial en las instituciones europeas, al igual que el vasco y el catalán, y confíamos en que así va a ser.

¿Qué condiciones va a exigir el único diputado del BNG en el Congreso a cambio de votar a favor de la investidura de Pedro Sánchez?

Nosotros hemos tenido una reunión hace poco con el PSOE y le hemos trasladado nuestras prioridades, que esperamos tener respuesta. Hay conversaciones y van por buen camino, pero por discreción no puedo desvelar nada. Lo único que puedo asegurar es que bajo ningún concepto el BNG va a votar favorablemente a la investidura de Alberto Núñez Feijóo.

¿Hubo conversaciones para que el BNG se integrara en Sumar de cara a las elecciones generales del 23J?

Nunca, ni las va a haber. Nosotros defendemos la autoorganización. Somos una organización que defiende la soberanía del pueblo gallego y no nos vamos a integrar en una organización de contenido estatal. Eso no quita que después podamos pactar para que se den gobiernos de talante de izquierdas y que sumemos junto con otros partidos progresistas.

El año que viene hay elecciones gallegas. ¿Qué expectativas tiene el BNG?

Estamos creciendo mucho. En las últimas elecciones autonómicas tuvimos un avance muy grande, en las europeas de 2019 doblamos los votos y en las municipales conseguimos muchos más concellos y ayuntamientos. Tenemos una candidata, Ana Pontón, que está haciendo un trabajo muy serio y está muy bien valorada. En la calle se nota que el PP está descendiendo y que cada vez más gente nos vota porque saben que somos la fuerza que mejor defiende a Galicia.

En caso de ganar las elecciones en 2024 y que Ana Pontón fuera la presidenta de la Xunta, ¿el BNG va a transitar el camino de la independencia como en Cataluña?

Para nosotros la prioridad es la negociación de la financiación estatal y el traspaso de más competencias para reforzar el autogobierno. Ese es el consenso que hay en Galicia. Por desgracia, la sociedad gallega no está preparada para un debate como el que se puede dar en Cataluña. Si sumas los votos en las diferentes elecciones, se ve claramente que en Galicia no hay una mayoría independentista. Nosotros vamos al ritmo que va nuestro país, al ritmo de la realidad. 

En Galicia conocéis muy bien a Alberto Núñez Feijóo, ¿cómo analiza su situación política desde que ha dado el salto a la política estatal?

Feijóo como presidente de la Xunta fue terrible, mentiroso, incumplidor, una persona poco de fiar que trabajó en contra de las clases populares y privatizó la sanidad gallega. Nadie nos creía cuando decíamos que era el lobo con piel de cordero, que no tiene nada de moderado. Una persona que no tiene problema en pactar con Vox ni es moderado ni demócrata.

Nada de esto sería posible sin suscriptores