La Vanguardia confirma el giro del PSOE en vivienda y destaca la "esperanza empresarial" que genera

Fuentes inmobiliarias consultadas por el periódico catalán atribuyen el cambio del Ejecutivo en las políticas de vivienda “a la pérdida de peso de Podemos dentro del Gobierno"
Isabel Rodríguez (PSOE), ministra de Vivienda y Agenda Urbana, en el traspaso de cartera — Marta Fernández Jara / Europa Press

Un reportaje firmado por Rosa Salvador en el periódico catalán, titulado ‘El Gobierno vira su política de vivienda y apoyará a los pequeños propietarios’, muestra las “nuevas esperanzas” con las que la patronal inmobiliaria ha recibido los “signos de un cambio profundo” en la política de Vivienda que han desplegado el presidente Sánchez en su discurso de investidura como la nueva ministra del ramo, Isabel Rodríguez, durante el acto de traspaso de carteras. 

La Vanguardia apunta también que este cambio de rumbo del Gobierno de Sánchez ha propiciado ya “las primeras críticas en políticos y movimientos sociales vinculados a Podemos”. Rosa Salvador subraya en su reportaje que el PSOE está decidido a dejar de poner el énfasis en el control de rentas a través de la limitación del precio de los alquileres que defendían los morados cuando estaban en el Ejecutivo al mensaje de la nueva ministra que aboga por “priorizar el aumento de la oferta de vivienda y a reconocer el papel clave que en ello han de tener los propietarios”.

Entre los agentes de la patronal inmobiliaria con los que ha hablado La Vanguardia está Gerard Duelo, presidente del Consejo General los Colegios de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España, quien afirma que el discurso de la nueva ministra “suena bien” y da “margen para la esperanza” de que se corrijan “los errores de la pasada legislatura”. 

En este sentido, José García Montalvo, catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra, asegura que estos primeros mensajes del Gobierno de España van en la buena dirección: “Parece que vamos a un cambio importante de paradigma hacia lo que algunos hemos defendido siempre: que hace falta aumentar la oferta de vivienda”.

A juicio del catedrático, la política de vivienda del Gobierno en la legislatura pasada partía de “un error de diagnóstico o simplemente de un sesgo ideológico que atribuía los problemas de la vivienda a unos seres malvados, en lugar de ver que, simplemente, subía de precio porque se ha convertido en un bien muy escaso”. 

Fuentes inmobiliarias consultadas por La Vanguardia atribuyen el cambio del Ejecutivo en las políticas de vivienda “a la pérdida de peso de Podemos dentro del Gobierno, donde ya no cuentan con ningún ministro”. Esta misma fuente concluye que esto se debe a que “Sumar no es Podemos”. 

Nada de esto sería posible sin suscriptores