Las otras campeonas: El #SeAcabó en las redacciones deportivas

La narración de la victoria de la Selección Española de Fútbol Femenina y de la gestión del caso Rubiales ha impulsado una nueva generación de periodistas deportivas con nuevas formas de comunicar y hablar de fútbol.
Cientos de aficionados ven la retransmisión de la final del Mundial Femenino de Fútbol, en el WiZink Center, a 20 de agosto de 2023, en Madrid (España). La Real Federación Española de Fútbol (RFEF), el Consejo Superior de Deportes (CSD), la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la ciudad han organizado de forma conjunta la habilitación del WiZink Center para que hasta 6.000 personas puedan ver la final, en 4 pantallas gigantes, de forma gratuita. Para acceder al recinto es necesaria una invitación, que se podían adquirir hasta cuatro por persona en la página web del WiZink Center y se agotaron a los 55 minutos de salir, según ha informado el Ayuntamiento de Madrid, que ha pedido este viernes no participar en reventas irregulares para conseguir entradas. España juega hoy la final del Mundial femenino de fútbol 2023 contra Inglaterra, tras vencer el pasado 15 de agosto a Suecia en una semifinal que concentró toda la acción en los últimos minutos. La jugadora Salma Paralluelo abrió el marcador en el minuto 81, siendo empatada por Suecia en el 88, y marcando Olga Carmona el gol de la victoria al filo del minuto 90. La selección femenina lucha hoy por conseguir su primer Mundial.
20 AGOSTO 2023;MUNDIAL;FÚTBOL;AFICIÓN;FEMENINO;DEPORTE;FINAL;
Alberto Ortega / Europa Press
(Foto de ARCHIVO)
20/8/2023

Retransmisión del España-Inglaterra en el Wizink Center de Madrid

Alberto Ortega / Europa Press

Durante mucho tiempo, el periodismo deportivo era un terreno vedado a las mujeres. Un estudio publicado por la Universitat Oberta de Catalunya en 2017  desarrollada por Esther García Gómez señalaba que la presencia de mujeres en los principales digitales (As, Marca, Mundo Deportivo y Sport) y programas televisivos (Deportes Cuatro y Jugones, por entonces) y radiofónicos determinaba una presencia muy escasa en comparación con sus homólogos masculinos y marcada por estereotipos que las relegaban a un segundo plano.  Sin embargo, la victoria en el Mundial de la Selección Femenina de Fútbol y el caso Rubiales ha descubierto no solo al género deportivo, sino al gran público, los nombres, proyectos y trabajos periodísticos de una generación de comunicadoras que viene para quedarse.

Es el caso de Relevo, el proyecto de Vocento dirigido a las generaciones más jóvenes, un digital deportivo en el que firmas como la de Sandra Riquelme o Natalia Torrente han sido determinantes para seguir con detalle los movimientos de las jugadoras de la Selección nacional y sus reivindicaciones, dotándolas, por fin, de voz propia. Riquelme fue, junto a otras compañeras como María Tikas o Gemma Herrero, los rostros de las 15 compañeras del sector que se alzaron en 2021 para denunciar el acoso que sufrían en redes sociales.

Otra seña de identidad de este soplo de aire fresco que en el periodismo deportivo feminista es la juventud: proyectos independientes y sin ningún tipo de financiación, como el canal de X (Twitter) y Twitch Era Fútbol Femenino, gestionado por tres estudiantes de Periodismo, Lucía Jiménez, Mario Cuervo y Cristina Tubilla, que han multiplicado sus seguidores y visitas en los últimos meses gracias a su estilo espontáneo y riguroso de actualizar la información deportiva minuto a minuto.

Sus formas, sus valores y sus contenidos prometen una transformación que lleva el #SeAcabó mucho más allá de los campos de futbol.

Y siguiendo con jóvenes que han pasado de promesas a referentes, está la voz de Alicia Arévalo, la periodista de 24 años que se ha encargado de locutar los partidos del Mundial para Televisión Española dando a las retransmisiones voz de mujer. Otra de las pioneras en hacerlo fue Danae Boronat, la periodista que destapó en su libro “No las llames chicas, llámalas futbolistas” (2021) el maltrato que durante décadas habían soportado las jugadoras españolas, especialmente bajo el mando del entrenador Ignacio Quereda. El mismo mes que la pionera y veterana Paloma del Río anunciaba su retirada profesional, parece que una nueva generación recoge su legado. Del Río, la eterna voz de los Juegos Olímpicos, fue durante décadas, con Olga Viza o María Escario, la excepción en el mundillo en la que miles de mujeres buscaron referentes.

Aunque los grandes formatos radiofónicos y televisivos siguen siendo abrumadoramente masculinos, estas periodistas y algunos de sus compañeros están dando la vuelta a números y acercando el deporte femenino a un nuevo nicho de audiencias. Sus formas, sus valores y sus contenidos prometen una transformación que lleva el #SeAcabó mucho más allá de los campos de futbol.

Nada de esto sería posible sin suscriptores