Los arrepentidos del caso Erial acorralan a Eduardo Zaplana

El empresario Vicente Cotino, sobrino del exdirector General de la Policía Juan Cotino, confirma el pago de una comisión millonaria a Zaplana por la adjudicación de las ITV valencianas en 2007

Hace unos días Joaquín Barceló, en su testimonio en la causa abierta por el caso ERIAL, confesaba haber jugado el papel de testaferro para EDUARDO ZAPLANA. En la sesión celebrada este martes, el empresario VICENTE COTINO confirmó su participación en la trama, corroborando las tesis de la fiscalía y admitiendo el pago a EDUARDO ZAPLANA de una comisión millonaria por la concesión en 2007 de las ITV valencianas.

El testimonio de Vicente Cotino señala a su tío JUAN COTINO, director general de la Policía, exconseller y expresidente del Parlamento autonómico valenciano, como ejecutor directo de la operación para trasladar 600.000 euros hasta el entramado societario que Beatriz García Paesa, sobrina del famoso espía, tenía preparado en Luxemburgo para cubrir las operaciones de saqueo y blanqueo de la banda criminal.

Vicente Cotino ya había confesado haber financiado, a través de la trama de Francisco Correa y Álvaro Pérez, las campañas del PP local y autonómica de 2007 y las generales de 2008 en la Comunidad Valenciana.

En esta derivada del caso Erial, que tiene como telón de fondo la privatización “a la carta” del servicio de ITV impulsado bajo el gobierno de Zaplana en la Generalitat, se juzga el papel que jugó SEDESA, la sociedad propiedad de Juan Cotino y sus sobrinos, Vicente Cotino Escrivá y José Cotino Escrivá, que obtuvo unas plusvalías millonarias tras ser la principal beneficiaria de la operación y revender las concesiones obtenidas ilegalmente.

Sobre todos ellos pesan acusaciones de blanqueo de capitales, cohecho, prevaricación, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, fraude en la contratación, delito fiscal, falsedad documental, asociación ilícita para delinquir y pertenencia a un grupo criminal.

SEDESA el clan de los COTINO

SEDESA, el grupo empresarial del clan familiar COTINO, siempre ha sido uno de los grandes contratistas de la Administración pública valenciana. En 1996, tras asumir su tío Juan el cargo de Director general de la Policía (6 de mayo de 1996-10 de septiembre de 2002) por encargo directo de José María Aznar, Vicente Cotino tomó el control del conglomerado de empresas.

Según consta en el sumario del caso, las adjudicaciones amañadas pudieron reportar a esta organización corrupta un total de 86,6 millones de euros.

Parte de los sobornos (se calcula que las «mordidas» suponían el 10 % del negocio total) fueron canalizados por los COTINO hasta dos sociedades luxemburguesas (Imison Internacional y Fénix Investments) registradas el mismo día (el 16 de mayo de 2001) y por los mismos operadores fiduciarios.

Imision Internacional estaba controlada por Beatriz García Paesa y Fénix Investments por Juan Francisco Garcia, el entonces jefe de gabinete de Eduardo Zaplana en la Generalitat.

Juan Francisco Garcia, como presidente de la mesa de contratación que resolvió la adjudicación de las ITV, es otra de las piezas clave del caso, también declaró el martes pasado y reconoció la intervención del exdirector general de la Policía Juan Cotino en la operación y que EDUARDO ZAPLANA, en ese momento presidente de la Generalitat, estuvo informado del asunto en todo momento.

Beatriz García Paesa

Beatriz García Paesa, imputada por la Audiencia Nacional en el caso Defex por su relación con Juan Carlos Cueto, uno de los cabecillas de la trama KOLDO, fue la encargada de habilitar en Luxemburgo la estructura societaria a través de la cual fluirían las mordidas con destino a EDUARDO ZAPLANA.

Su persona de contacto en SEDESA era José Vicente Álvarez, director financiero del grupo de los COTINO, quien se había reunido en varias ocasiones en 1997 con el Jefe de Gabinete de Zaplana y presidente de la mesa de contratación, Juan Francisco Garcia, para manipular los pliegos de adjudicación de las ITV y asegurar la entrada de SEDESA con todas las ventajas en el concurso público.

Imision Internacional

Imision Internacional, controlada por Paesa, recibió 11,2 millones de euros desde España y Suiza entre 2005 y 2009, canalizando una parte de las comisiones de la trama de la privatización de las ITV.

IMISON INTERNACIONAL estaba domiciliada en 5 BOULEVARD ROYAL, L-2449 LUXEMBOURG, una dirección asociada a los “Papeles de Panamá” y al intermediario financiero (fiduciaria) LUXEMBOURG INTERNATIONAL CONSULTING S.A. (INTERCONSULT) con ramificaciones en las Islas Vírgenes Británicas y Panamá, vinculado directamente al despacho Mossack-Fonseca.

En esta derivada panameña, una de las sociedades que cuelgan de LUXEMBOURG INTERNATIONAL CONSULTING S.A. es BURLINGTON INVESTORS CORP. cuyos subscriptores (dos como mínimo, necesarios para registrar una compañía en el país caribeño) resultan ser DULCAN INC. y WINSLEY INC.

DULCAN INC. y WINSLEY INC.

DULCAN INC. y WINSLEY INC. son dos instrumentales usadas por la firma panameña MOSSACK-FONSECA para registrar cientos de compañías offshore.

Waldford Overseas Investments Ltd., una de las sociedades tras el famoso ático en Marbella del expresidente de la comunidad madrileña Ignacio González, fue formalizada usando dichos subscriptores.

Dulcan Inc. y Winsley Inc., también aparecieron tras Golden Chain Properties S.A. la sociedad que preparó para Francisco Correa el despacho Aba Legal Bureau.

Luis Bárcenas, a través del despacho Icaza González-Ruiz & Alemán, que también utilizaba los servicios de MOSSACK-FONSECA, habilitó la instrumental Fundación Sinequanon (propietaria de la cuenta en el Dresdner Bank de Suiza del extesorero Popular que llegó a albergar 22 millones de euros) valiéndose de los mismos subscriptores, Dulcan Inc. y Winsley Inc.

Otro de los Populares que usó estos servicios fiduciarios fue el exministro de Medio Ambiente Miguel Arias Cañete. Cañete y Micaela Domecq Solís (casados), también compartieron intereses en sociedades creadas por MOSSACK-FONSECA bajo la cobertura de Dulcan Inc. y Winsley Inc. Micaela Domecq y sus hermanos gestionaban, a través de Rinconada Investment Group SA, varias cuentas de una filial suiza del Deutsche Bank.

Podría citar más casos, pero no quiero aburrirles.

Como ya les he dicho, por Imision Internacional circularon 11,2 millones de euros desde España y Suiza para terminar en las manos de EDUARDO ZAPLANA, Paesa cumplió con su cometido, el relevo lo tomaría el Uruguayo Fernando Belhot, al que dediqué el artículo anterior, que se encargaría de intentar repatriar el botín.

Fénix Investments

La otra sociedad creada por Paesa para la trama, Fénix Investments, registrada el mismo día (16 de mayo de 2001) y en la misma dirección que Imision y que supuestamente era propiedad de Juan Francisco García, jefe de gabinete de Eduardo Zaplana y presidente de la mesa de contratación que resolvió la adjudicación amañada de las ITV, fue liquidada en 2012 y tras cobijarse en la amnistía fiscal promovida por el Gobierno de Mariano Rajoy logró blanquear legalmente 2,3 millones de euros.

Seguiremos informando.

Nada de esto sería posible sin suscriptores