Los bancos presionan al PSOE para eliminar el impuesto extraordinario, Sumar para que “se quede” y Podemos para duplicarlo

Durante el primer semestre de 2023, la gran banca española ha aumentado sus beneficios en un 49%, más de 5.000 millones de euros
La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, interviene durante la presentación de los resultados del tercer trimestre de Bankinter, a 19 de octubre de 2023, en Madrid (España). Bankinter cerró los nueve primeros meses de 2023 con un beneficio neto atribuido de 684,7 millones de euros, lo que supone un incremento del 59% respecto al mismo periodo del año anterior, según ha informado este jueves la entidad financiera al publicar su cuenta de resultados trimestral. El banco ha destacado que este incremento se produjo a pesar de que en el primer trimestre del año el banco hizo frente en su totalidad al pago del nuevo impuesto a la banca, que ascendió a 77,5 millones de euros.
19 OCTUBRE 2023;BANKINTER;BANCO;ECONOMIA;TEERCER TRIMESTRE;GANANCIAS;
Carlos Luján / Europa Press
19/10/2023
Dolores Dancausa, CEO de Bankinter — Carlos Luján / Europa Press

En febrero de 2023 entró en vigor el impuesto a las ganancias a los bancos, un logro peleado por Unidas Podemos al PSOE que se resistía en un primer momento a enfrentarse al poderoso lobby bancario. Con este tributo, en un contexto protagonizado por la crisis social generada por el COVID y la posterior invasión rusa de Ucrania, los morados argumentaron que debía servir para que las entidades financieras fueran solidarias con la sociedad española que los rescató por valor de 70.000 millones de euros, un dinero que nunca ha sido devuelto a las arcas públicas. El PSOE sólo aceptó que el impuesto fuera transitorio, durante dos ejercicios, por lo que en 2024 se debe decidir su continuidad o no. 

El impuesto, no obstante, no recae sobre todas las entidades bancarias, sino sobre la gran banca, aquellas entidades que facturaron más de 800 millones en 2019. En el primer ejercicio, el Estado ha recaudado 637 millones de euros. A pesar del gravamen, los bancos en 2022 tuvieron beneficios por valor 20.850 millones de euros, un 28% superior a los de 2021. El Banco Santander, presidido por Ana Patricia Botín, fue el banco que más beneficios obtuvo, 9.605 millones de euros. 

En el primer semestre de 2023, el beneficio ha sido del doble con respecto al año anterior. Las seis grandes entidades bancarias españolas (Caixa Bank, BBVA, Santander, Sabadell, Bankiter y Unicaja) han visto aumentar en un 49,1% sus beneficios, más de 5.273 millones de euros. Por lo que se puede asegurar que el impuesto no ha sido un freno para las entidades financieras, que incluso están repartiendo dividendos entre sus accionistas. 

Dividendos entre los accionistas

El periódico económico Cinco Días, propiedad del Grupo Prisa, pronostica que los bancos cotizados españoles van a dedicar el 57% de sus beneficios al reparto de dividendos entres sus accionistas, unos 14.000 millones de euros. Las mismas fuentes apuntan que la cifra de beneficios de la gran banca podría superar los 24.500 millones a finales de año. Entre los motivos, el aumento de los tipos de interés, que supone una transferencia directa del bolsillo de las familias endeudadas a las entidades financieras

Sólo los beneficios que tuvo Bankinter hasta septiembre de este año, 684,7 millones de euros, superan el pago total que han tenido que hacer los seis grandes bancos por el impuesto a las ganancias

Bankinter, que ha presentado esta semana sus datos hasta septiembre, ha batido todos los récords y sus beneficios han crecido un 60% con respecto al mismo periodo del año anterior. La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ha sido una de los banqueros más beligerantes contra el impuesto a las ganancias. Incluso lo tiene recurrido ante los tribunales. En la presentación de los resultados de Bankinter, María Dolores Dancausa —hermana de Concepción, presidenta de la Asamblea de Madrid en 2003, cuando tuvo lugar el ‘tamayazo’, y exconsejera del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso—, ha vuelto a criticar el gravamen, a pesar de los enormes beneficios de la compañía que lidera. 

Sólo los beneficios que tuvo Bankinter hasta septiembre de este año, 684,7 millones de euros, superan el pago total que han tenido que hacer los seis grandes bancos por el impuesto a las ganancias. Sin el pago del tributo, los beneficios de Bankinter hubieran sido del 77%. 

Preguntada por si el impuesto debe ser renovado, Dancausa —cuyo padre, Fernando Dancausa de Miguel, fue alcalde de Burgos desde 1965 y hasta 1973 y procurador en las Cortes de la dictadura hasta 1977— ha sido clara. “Mi opinión es conocida: creo que es injusto y discriminatorio. Espero que se mantenga su carácter temporal venga el Gobierno que venga. Cambiar las reglas del juego generaría mucha inseguridad jurídica”.

Nadia Calviño

Este mismo parecer, que comparte el resto de la gran banca española, se lo trasladaron los banqueros en septiembre a la ministra de Economía, Nadia Calviño, durante un encuentro que tuvieron para abordar la presidencia española del Consejo Europeo. En aquella reunión estuvieron Ana Botín, presidenta del Banco Santander; Carlos Torres, presidente del BBVA; José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Caixabank; Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell; María Dolores Dancausa, presidenta de Bankinter, y los directivos de Ibercaja, Kutxabank y Abanca. Calviño fue la miembro del Gobierno que más resistencia puso en 2021 a la medida impulsada por Unidas Podemos. 

Antonio Garamendi, presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), se ha posicionado esta semana en la línea de los banqueros, en contra del impuesto. El representante de la patronal considera que mantener el tributo restaría solvencia a las entidades financieras: “Nosotros pensamos que la banca es la base de una economía”, ha añadido.

En sentido contrario se ha posicionado Yolanda Díaz, líder de Sumar y vicepresidenta del Gobierno, quien ha abogado por que “se quede” el impuesto e incluirlo en el programa para el próximo Ejecutivo de coalición. Por su parte, Podemos registró en mayo una propuesta en el Congreso para duplicar el tributo, que pasaría del 4,8% sobre las ganancias al 9,6%, y usar estos ingresos para ayudar a las familias vulnerables a pagar la hipoteca frente a la subida desorbitada de los tipos de interés. El PSOE, de momento, no ha decidido si elige la propuesta de sus socios de gobierno o los reclamos de los seis bancos españoles que cotizan en Bolsa.

Nada de esto sería posible sin suscriptores