RQTR boicotea la cátedra de Marcela Lagarde en la Universidad Complutense por su discurso transexcluyente

La acción de las activistas y estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología contra el discurso tránsfobo de M. Lagarde se llevó a cabo entre insultos y vejaciones

Durante la cátedra que impartía la antropóloga mexicana feminista Marcela Lagarde, reconocida internacionalmente por haber formulado teóricamente el término “feminicidio” a finales de los años 90 y más recientemente por haber presidido la Comisión Carta de Derechos en la Asamblea Constituyente que redactó la más reciente Constitución Política de la Ciudad de México , el pasado 20 de marzo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), la Asociación RQTR –LGTBI, feminista, anticapitalista y antifascista– realizó una acción para boicotear dicho acto debido a diversos posicionamientos tránsfobos de la ponente.

La propia UCM anunció la cátedra como “la formalización y celebración de este compromiso con la difusión del pensamiento que ha impulsado la Antropóloga e investigadora mexicana Marcela Lagarde y de los Rios”, siendo este el motivo principal del boicot de RTQR, pues, desde hace unos años, Lagarde ha mantenido un fuerte discurso tránsfobo,este pensamiento, como conocemos, y a pesar del intento de la Facultad por ocultarlo, camuflarlo y desviar la atención hacia otras cuestiones de feminismo, es también tránsfobo y promueve la lgtbifobia” nos explican las activistas de RQTR.

En una entrevista en Público (2020), llegó a calificar al movimiento queer como un movimiento neoliberal que pretende llevar a cabo el borrado de las mujeres —siendo un “caballo de Troya” para estas— y por lo tanto que debían combatirlo asistiendo “a las universidades, a foros o leyendo a Celia Amorós o a Amelia Valcarcel”. Por lo que la postura de la UCM, prestándole sus instalaciones a Lagarde para divulgar transfobia, es pura connivencia y, por ende, también motivo de señalamiento por parte de RQTR.

Las quejas de RQTR por la cátedra impartida se han ampliado y responsabilizan también a otros estamentos universitarios, “es importante mencionar al Departamento de Antropología Social que era una de las partes que organizaba el acto” y al Decanato por ofrecer el espacio. Además, dicen tener constancia de que hubo una financiación económica por parte de la UCM —Lagarde tuvo que viajar desde México, por lo que le tuvieron que costear los gastos— para realizar la cátedra, aunque no saben “exactamente de qué núcleo de la Complutense”.

La acción que llevaron a cabo comenzó cuando Lagarde tomó la palabra en la cátedra y las alumnas se levantaron de los asientos, realizando cánticos transincluyentes con la intención de finalizar su acción leyendo un comunicado en el que rechazaban la presencia de la antropóloga en la universidad. Fue en este momento cuando las demás asistentes a la cátedra respondieron con gritos, insultos y vejaciones como “misóginos”, “patriarcales”, “eres un hombre” o “tienes pene” mientras realizaban el símbolo feminista transexcluyente —la vulva con las manos— hacia las activistas y que se utilizó posteriormente cuando se le entregó un premio a Lagarde con esa misma simbología tránsfoba.

La situación fue muy violenta para las activistas y alumnas que realizaban el boicot, tanto es así que la decana y algunas ponentes intentaron frenar los ataques de las asistentes y trasladaron la ponencia a otra sala de la universidad mientras se reunían con algunas activistas de RQTR para llegar a un acuerdo. Una reunión que, como han señalado en un comunicado, destacó por la “actitud paternalista, manipuladora y apaciguadora específicamente hacia les estudiantes” que acabó con descalificaciones hacia ellas.

Ante estos hechos, RQTR pide a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología (UCM) que se desmarque completamente de la Cátedra Internacional Marcela Lagarde y de los Ríos, unas disculpas públicas del órgano competente de organizar tal acto, la retirada del premio tránsfobo a Maria Lagarde y a que se incluya la transfobia como un requisito excluyente para poder realizar actos en la UCM.

Nada de esto sería posible sin suscriptores