¿Se reunió Sánchez con las cloacas?

Si el corte de audio publicado por elDiario.es y aportado por el PSOE a la Audiencia Nacional debe ser tenido en cuenta y sus consecuencias investigadas, lo mismo debe hacerse con el otro corte porque la fuente es la misma
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) y el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska (d), durante una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados, a 19 de abril de 2023, en Madrid (España). Durante el pleno del Congreso, el presidente del Gobierno ha informado sobre los últimos Consejos Europeos, la reunión de alto nivel con Marruecos y la situación de Ucrania tras un año del inicio de la guerra. El pleno se produce después de que el PSOE tenga atada la reforma de la ley del 'solo sí es sí' gracias al apoyo del PP y con el rechazo de su socio de coalición, Unidas Podemos.
19 ABRIL 2023;PLENO;CONGRESO;CONSEJOS EUROPEOS;MARRUECOS;UCRANIA
Eduardo Parra / Europa Press
(Foto de ARCHIVO)
19/4/2023
Eduardo Parra / Europa Press

Hace unos días, elDiario.es rescataba y llevaba a su portada uno de los tantos audios grabados por el comisario Villarejo que han salido a la luz en los últimos años. En la grabación, que el propio digital de Ignacio Escolar reconoce que ya había sido publicada en 2022 por el ABC, podemos escuchar a Villarejo hablando con Francisco Martínez, el por entonces Secretario de Estado de Seguridad y número dos del Ministro del Interior Jorge Fernández Díaz. El contenido del intercambio versa sobre los supuestos negocios —las saunas— del suegro de Pedro Sánchez; uno de los elementos que la derecha y la extrema derecha política y mediática han vuelto a poner en circulación en las últimas semanas y que ha formado parte, junto con las acusaciones contra Begoña Gómez, de los motivos que han llevado al presidente del Gobierno a amenazar con dimitir después de un insólito "proceso de reflexión" de cinco días

ElDiario.es tituló la pieza de la siguiente manera: "El Gobierno de Rajoy encargó en 2014 a Villarejo espiar al padre de Begoña Gómez para 'matar políticamente a Sánchez'" y lo hizo justo en el momento en el que Pedro Sánchez acababa de argumentar en su carta a la ciudadanía que su familia era víctima del lawfare y del acoso mediático por parte de determinados operadores judiciales y periodísticos de la derecha y la extrema derecha. Más allá del criterio de oportunidad de la publicación —completamente legítimo, pero quizás demasiado evidente—, la pieza es correcta y su título también, de acuerdo al contenido de los audios que en ella se exponen.

En ese mismo audio, Villarejo le dice a Francisco Martínez que el propio Pedro Sánchez se tomó un café con dos de los policías a los que, precisamente, el número dos de Fernández Díaz estaba pensando encargar la investigación parapolicial sobre su suegro: Enrique García Castaño (alias 'el Gordo') y Carlos Salamanca (quien fuera comisario del aeropuerto de Barajas y que recientemente ha sido condenado por aceptar regalos de lujo a cambio de introducir en España a extranjeros VIP). Esta otra parte del audio de Villarejo no fue, sin embargo, publicada por elDiario.es sino unos días después (ayer miércoles) por el digital de Pedro J Ramírez, El Español.

Lo que no parece fácilmente explicable desde el punto de vista político y periodístico es que se seleccionen determinados cortes de los audios de Villarejo y a algunos se les dé relevancia y presunción de veracidad pero a otros no

En este punto, es pertinente decir que ni Villarejo ni el digital de Pedro J son fuentes fiables. Ambos operadores tienen una larga historia en el oficio de la difusión de bulos e intoxicaciones. Dicho esto, no obstante, lo que no parece fácilmente explicable desde el punto de vista político y periodístico es que se seleccionen determinados cortes de los audios de Villarejo y a algunos se les dé relevancia y presunción de veracidad pero a otros no. Y no solamente el digital de Ignacio Escolar ha decidido conceder relevancia informativa y política a la primera parte del audio. También lo ha decidido así el PSOE, que ha hecho pública su intención de aportar el mismo a la causa en la Audiencia Nacional en la cual el juez Santiago Pedraz investiga a la así llamada 'policía patriótica' a raíz de una querella de Podemos por la operativa de cloacas que dichos policías corruptos pusieron en marcha bajo las órdenes del PP para filtrar a periodistas igualmente corruptos informes difamatorios manipulados con el objetivo de intoxicar a la opinión pública, destruir reputacionalmente a Pablo Iglesias y al resto de dirigentes de la formación morada y así alterar de forma golpista el resultado de las elecciones y la posibilidad de alcanzar acuerdos de gobierno.

De este modo, si el corte de audio publicado por elDiario.es y aportado por el PSOE a la Audiencia Nacional debe ser tenido en cuenta y sus consecuencias investigadas, lo mismo debe hacerse con el otro corte porque la fuente es la misma. Del mismo modo que es obligación del periodismo preguntarse si el PP encargó a dos policías corruptos de las cloacas de Interior investigar al suegro de Pedro Sánchez, es también obligación del periodismo preguntarse si es verdad que —como dice Villarejo en ese mismo audio— el actual presidente del Gobierno se tomó un café en 2014 con ellos.

La pregunta es, además, políticamente pertinente porque, a raíz del proceso de reflexión de Pedro Sánchez y su posterior no dimisión, las redes sociales y algunos medios de comunicación modestos —como Canal Red— han recuperado numerosos cortes de hemeroteca en los que se puede ver al hoy presidente aprovecharse por aquella época de la basura falsa fabricada por las cloacas contra Podemos, con la intención evidente de desgastar a su adversario electoral que, en aquellos años, llegó a amenazar a los socialistas con el sorpasso en las urnas. Sobre este aprovechamiento público por parte de Sánchez de la operativa de las cloacas no cabe ninguna duda porque lo hizo en mítines multitudinarios y en el prime time televisivo. La incógnita que abre la segunda parte del audio publicado por elDiario.es y asumido por el PSOE como prueba válida en un proceso judicial es si, además de la coincidencia táctica, hubo alguna otra relación que la ciudadanía deba conocer.

Nada de esto sería posible sin suscriptores