Conoce la Internacional Reaccionaria

Desde hace años se está formando una red mundial que reúne a jueces y periodistas, fundaciones y financiadores, académicos y empresarios, con el objetivo explícito de impulsar la extrema derecha tanto dentro como fuera de los límites de la política electoral
Viktor Orban — Luc Nobout / Zuma Press / ContactoPhoto

Esta semana, líderes y lideresas de la derecha se reúnen en Bruselas para una conferencia Nacional Conservadora para celebrar las “virtudes del nacionalismo” y prometer “una visión alternativa para Europa” antes de las elecciones europeas de junio. Tras reuniones anteriores en Washington, Roma y Londres, NatCon es ahora un foro establecido para oponerse al “Marxismo cultural” y la inmigración masiva. El Primer Ministro húngaro, Viktor Orbán vuelve a ser el acto principal, pero también lo acompañan Nigel Farage, Vox de España, la Agrupación Nacional de Marine Le Pen e incluso la ex ministra del Interior Suella Braverman. El tono de la NatCon 2024 de Bruselas es decididamente más triunfalista que en versiones anteriores. Las encuestas para las elecciones de la UE muestran a los partidos de extrema derecha con posibilidades de ganar alrededor de una cuarta parte de los escaños, y cada vez más cerca del poder. 

Como deja claro el cartel transcontinental de la NatCon, el brusco giro a la derecha de Europa no es un hecho aislado. En la última década, expertos han documentado el continuo ascenso de la extrema derecha mundial. Algunos líderes, como el "anarcocapitalista" argentino Javier Milei, han irrumpido en la escena política para hacerse con la presidencia por primera vez. Otros, como el "etnonacionalista" indio Narendra Modi, han consolidado el poder en todos los poderes de su gobierno mediante sucesivas elecciones. Y otros, como el "milenarista mesiánico" brasileño Jair Bolsonaro, aglutinan movimientos reaccionarios incluso después de haber sido desterrados de sus altos cargos. El éxito de conferencias como la NatCon sugiere, sin embargo, que estos contextos dispares convergen cada vez más en un conjunto compartido de quejas, demandas y argumentos.

Sin embargo, aunque muchos expertos han señalado las similitudes entre los líderes de la derecha mundial, se ha prestado mucha menos atención a la infraestructura que en realidad combina sus esfuerzos. Desde hace años se está formando una red mundial que reúne a jueces y periodistas, fundaciones y financiadores, académicos y empresarios, con el objetivo explícito de impulsar la extrema derecha tanto dentro como fuera de los límites de la política electoral. Esta es la Internacional Reaccionaria: mucho menos visible, pero mucho más poderosa de lo que líderes como Milei, Modi o Bolsonaro podrían llegar a ser por sí solos.

Por ejemplo, el primer ministro húngaro Orbán, cuyo gobierno respalda a patrocinadores de la NatCon como el Instituto Danubio y la universidad privada Mathias Corvinus Collegium. Los expertos de derecha alaban a Orbán por su línea pro-familia y anti-inmigración, pero no se mantiene en el poder sólo gracias a sus políticas populares. Su gobierno también ha recurrido a contratos secretos con el NSO Group israelí para espiar, rastrear y reprimir a sus opositores mediante la tecnología Pegasus. El NSO Group es sólo una de las varias empresas israelíes de software espía —incluidas Rayzone, Cellebrite, Cytrox y Candiru— que han estado vinculadas a recientes gobiernos de derecha en Polonia, India y México, facilitando una represión de la disidencia que ha servido para consolidar sus respectivos proyectos políticos.

Si Orbán ha importado elementos de la Internacional Reaccionaria, también los ha exportado. En 2015, los aliados de Orbán constituyeron la secreta Danube Business Consulting Ltd en el Registro Mercantil del Reino Unido, reuniendo a Tamas Lanczi (actual director de la irónicamente llamada "Agencia de Protección de la Soberanía" de Hungría), Árpád Habony (el "asesor de prensa no reconocido" de Orbán) e incluso al estratega del Partido Republicano de Estados Unidos Arthur J. Finkelstein. Las empresas de consultoría de campaña como Danube —cuyos nombres rara vez se conocen, aunque su personal parece aparecer en país tras país— garantizan que los mensajes clave de Orbán no sólo permanezcan en Hungría, sino que armen a los compañeros de viaje de la extrema derecha en toda Europa, en Estados Unidos y más allá.

En la transmisión de estas ideas, políticas y estrategias de comunicación, cuentan también con la ayuda de una red de think-tanks y fundaciones. En 2017, la Free Market Foundation, con sede en Hungría, organizó el Europe Liberty Forum, que reunió a líderes de think-tanks de 34 países de toda la Red Atlas para desarrollar un programa común, un programa que, a miles de kilómetros de Budapest, se ha aplicado para promover los intereses del petróleo y el gas contra la soberanía indígena en Canadá y la reforestación del Amazonas en Brasil. Aún así, Atlas está registrada en Arlington, Virginia, como organización sin ánimo de lucro exenta de impuestos 501(c)3, y recibe más de un millón de dólares de Exxon Mobil y más de 500.000 dólares sólo de la Fundación Charles Koch.

Estos ejemplos representan sólo tres sectores de la Internacional Reaccionaria, vistos desde la perspectiva de un solo país. La cruda realidad es que sabemos poco sobre las acciones —legales o ilícitas— de esta red global; el escaso escrutinio al que se ha sometido sólo es posible gracias al cuidadoso trabajo y a las valientes investigaciones de periodistas e informantes de todo el mundo. El resultado es que muchas de las campañas más nefastas para corroer nuestras democracias pasan desapercibidas y quedan impunes.

Hoy se lanza un nuevo consorcio de investigación para corregir esos efectos corrosivos. Convocado por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Transform! Europe y la Internacional Progresista, el nuevo consorcio reúne a investigadores de todo el mundo para investigar las actividades de la Internacional Reaccionaria. El objetivo no es sólo nombrar y denunciar a las entidades que componen esta red. Mediante el desarrollo de estudios de caso detallados de sus golpes de Estado, insurrecciones y campañas, el consorcio también pretende articular cómo opera esta red para hacer avanzar la política reaccionaria en todo el mundo.

Las conclusiones de estos estudios de casos son contundentes y nos ayudan a comprender mejor cómo colaboran estas fuerzas. En concreto, ilustran la necesidad de mirar más allá de las fuerzas tradicionalmente identificadas como de "extrema derecha". Ya sea en el golpe boliviano de 2019, en la insurrección de El Capitolio de 2021 o en la revuelta española de Ferraz de 2023, las conclusiones del consorcio sugieren que el ascenso de estas fuerzas depende en gran medida de fuentes de apoyo mucho más profundas dentro del llamado "establecimiento"  —a través de instituciones multilaterales como la Organización de Estados Americanos u organizaciones no gubernamentales como la Fundación Nacional para la Democracia. 

El hecho de que el propio ex jefe de la Agencia de Fronteras de la UE sea ahora candidato del partido de Le Pen —o que la italiana Giorgia Meloni asuma cada vez más el liderazgo de las negociaciones con dictadores norafricanos en nombre de la UE— demuestra que la Internacional Reaccionaria no está formada por intrusos advenedizos que se rebelan contra las instituciones. Más bien, se han hecho un lugar en los pasillos del poder, y los utilizan para dar la bienvenida a sus aliados a sus filas.

Las fuerzas que se reúnen en Bruselas esta semana apuestan a que no seremos capaces de alcanzarles, a que seguirán proclamando los principios de la democracia nacional en el podio mientras se coordinan en la sombra para debilitarla. Demostremos que se equivocan.

Nada de esto sería posible sin suscriptores