En la planificación de un genocidio no hay victimas colaterales

“Si deciden atacar no será una guerra fácil para Israel”, fuentes periodísticas árabes nos trasladan su opinión y sus vivencias desde el sur de Líbano
Abd al-Rahman Hani Abd al-Qadir al-Kahlot, fotoperiodista colaborador de Al Mayadeen

En los seis meses de agresión israelí a la Franja de Gaza el número de personas asesinadas asciende a 33,545 y son más de 77 mil los heridos, de acuerdo con la información del Ministerio de Salud de la Franja de Gaza. Asimismo las fuentes ministeriales han confirmado que 63 fallecidos y otros 45 heridos llegaron a los hospitales de la Franja durante las últimas 24 horas.

Democracy Now, organización sin ánimo de lucro y programa independiente y de difusión diaria nacional en Estados Unidos, en una entrevista realizada al Dr. Mark Perlmutter, un especialista en cirugía ortopédica de la mano que trabajó como voluntario en el Hospital de Khan Younis a través de la Asociación Médica Palestina Estadounidense, confirmaba la brutalidad de los ataques sobre la población gazatí por parte de Israel.

"El 75% de las personas que operamos en Gaza, son niños de primaria. Sacamos trozos de metralla en bebés, usan bombas de racimo. Los francotiradores israelíes no disparan a un niño dos veces en la frente y una en el abdomen por error, es genocidio" decía el especialista. En la planificación de un genocidio no hay victimas colaterales.

Ayer, el ejército sionista se saltaba de nuevo cualquier norma del derecho humanitario e internacional atacando un convoy de la UNICEF.

La organización internacional comunicó que uno de sus vehículos fue alcanzado por ráfagas de ametralladora mientras esperaba acceder al norte de Gaza desde el sur. El incidente se produjo después de que el Ministro de Defensa de Israel dijo que su gobierno planeaba "inundar Gaza con ayuda" y que la presión de Estados Unidos había influido en la decisión.

Si hoy preguntáramos a un analista de geopolítica por el desenvolver de la situación en Medio Oriente probablemente nos diría que Irán puede que responda al ataque israelí a su consulado en Siria y que Israel atacaría de forma inmediata o al contrario que los primeros se conformarían con un cese al fuego en Gaza y los segundos con un apoyo todavía más firme de Estados Unidos.

Lo cierto que todos los escenarios están abierto y que el genocidio sigue su rigurosa planificación entre los escombros de los edificios de la Franja.

Ayer por la mañana la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre reafirmó el compromiso de Washington con la seguridad de su aliado sionista frente a Irán.

En su mensaje a los medios, la portavoz reiteró las palabras de Joe Biden sobre la necesidad de implementar medidas urgentes en Gaza, “todavía estamos esperando más de Israel incluida la entrega de ayuda al norte de Gaza", agregó Jean-Pierre sin hacer mención al cese al fuego y al fin del genocidio.

En este contexto, el Departamento de Estado estadounidense anunció el contacto de su secretario, Anthony Blinken, con sus homólogos de Turquía, China y Arabia Saudita, para aclarar que la escalada de un conflicto entre Israel e Irán no beneficia a nadie. Hubiera sido bastante más sencillo si Estados Unidos hubiera presionado Israel para evitar el ataque al consulado iraní, evidentemente los sauditas son más razonables.

La misión diplomática iraní ante las Naciones Unidas subrayó que si el Consejo de Seguridad de la ONU hubiera condenado la agresión y procesado a sus perpetradores, Teherán no se vería obligada a responder.

Además de Gaza, Israel e Irán, Hezbolá es otro de los factores a tener en cuenta en la ecuación. En el frente sur, la resistencia libanesa atacó con misiles la localidad de Bayad Blida, en los altos de Golán ocupado. También ha disparado cohetes contra los emplazamientos de Sammaqa y Ramtha, en las colinas de Kafr Shuba. Por otra parte, los aviones de combate israelíes lanzaron una incursión en las afueras de la ciudad de Khiam, y en las ciudades de Yarin y Marwahin.

Hemos preguntados a varios periodistas árabes presentes en la zona fronteriza con Israel su opinión con respeto a la situación actual. Según Ahmad Shalha, periodista libanés del canal turco TRT, Hezbolá ha logrado equilibrar militarmente la confrontación con Israel y evitar que el conflicto se extienda más allá de la zona fronteriza. Sobre la posibilidad de una guerra abierta en territorio libanés, nos contesta: “si deciden atacar no será una guerra fácil para Israel. Hezbolá no quiere ampliar el frente e Israel tampoco”.

Fotografía: Álex Zapico

Mientras confrontamos la información en la zona donde los medios se congregan para retransmitir, llega la noticia de un nuevo ataque del ejercito israelí a un periodista del canal panárabe Al Mayadeen mientras transitaba con su equipo en coche por una carretera cercana a la localidad de Khafar Kila.

A tal propósito, ayer mismo, en conversación con Hussein Ezzeddine, corresponsal para la televisión iraní Al-Alam nos decía “estamos frente a un enemigo (Israel) que no distingue entre un periodista y un militar, entre un objetivo militar y un civil. Estábamos haciendo nuestro trabajo de forma cautelosa, a pesar de las precauciones que adoptamos, hay situaciones de mucho riesgo”.

Nada de esto sería posible sin suscriptores