España irá a la guerra en el Mar Rojo, confirman fuentes diplomáticas en la UE

Sánchez cede a las presiones internacionales y levanta el veto a participar en una intervención contra los hutíes mientras Podemos exige que sea votada en el Congreso
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden (d), en la reunión del Consejo del Atlántico Norte a nivel de Jefes de Estado y de Gobierno, durante la primera jornada de la Cumbre de la OTAN 2022 en el Recinto Ferial IFEMA MADRID, a 29 de junio de 2022, en Madrid (España). La Cumbre de la OTAN 2022 comienza oficialmente hoy y terminará mañana día 30 de junio. La celebración coincide con el 40 aniversario de la adhesión de España a la Organización del Tratado del Atlántico Norte. La invasión rusa de Ucrania, las tensiones entre Moscú y la Alianza y la adhesión de Finlandia y Suecia marcan la agenda de un evento en el que participan delegaciones de 40 países y que convierte a Madrid en el epicentro de la política mundial durante su celebración.
29 JUNIO 2022;CUMBRE;OTAN;DEFENSA;PAISES;POLITICA
EUROPA PRESS/E. Parra. POOL / Europa Press
(Foto de ARCHIVO)
29/6/2022
Pedro Sánchez saluda a Joe Biden en la cumbre de la OTAN en Madrid — E. Parra. POOL / Europa Press

Tras semanas de idas y venidas, rumores y rectificaciones, España, finalmente, no impedirá la intervención militar en el Mar Rojo. Pedro Sánchez se mostraba en una entrevista en RNE dispuesto a "estudiar" la propuesta de Estados Unidos de que España pueda participar con oficiales de enlace en la misión que lidera Washington para proteger la navegación comercial en el mar Rojo, tal y como demandaba Israel.

Las presiones internacionales desde las grandes compañías comerciales y en especial, las llamadas desde la Casa Blanca han terminado por lograr el “sí" de Sánchez, aunque no se ha concretado el tipo de participación, si bien se apunta a que podría tratarse de oficiales de enlace y no del envío de barcos ni efectivos, (al menos inicialmente) lo que podría servir para suavizar el impacto político de tener de nuevo a nuestro país involucrado en un conflicto internacional fuera de nuestras fronteras.

Cabe recordar que Estados Unidos incluyó inicialmente a España en la operación, en una lista de estados aliados que no parecía fruto de la casualidad sino de la existencia de diálogos previos, como señalaron fuentes militares, (el propio líder de la Operación Atalanta lo confirmaba en sus reyes para después borrar el tweet).  Poco después, y ante las reacciones de rechazo a participar de una misión comandada por Washington y demandada desde propio gobierno israelí, España vetó que ésta pudiera materializarse a través de dicho operativo comunitario. Finalmente, será una composición parecida la que participe de la misión según confirmaban a lo largo del miércoles los representantes diplomáticos de los 27 estados miembros de la UE, reunidos en el Comité Político y de Seguridad.

Ione Belarra ha afirmado que su formación pedirá que sea el Congreso el que se pronuncie sobre la posible participación de España en la misión militar invocando la Ley de Defensa Nacional

El consenso para la misión se materializará en breve: es previsible que el 22 de enero se oficialice el anuncio y que la misión pueda estar activa a mediados del próximo mes de febrero. Francia, Alemania e Italia ya tienen buques de Guerra desplazados en la zona y podrían ser la avanzadilla de la misión, que será financiada con dinero de la UE, y de los estados miembros involucrados, y será desde Bruselas desde donde se articularán las diferentes formas de participación para poder encajar este encargo de Washington en el actual esquema de misiones costeras y navales comunitarias.

Por su parte, Podemos ha definido la participación española como de "guardaespaldas" de Estados Unidos, además de señalar el riesgo de meter de nuevo a nuestro país en una guerra. Para evitarlo, Ione Belarra ha afirmado que su formación pedirá que sea el Congreso el que se pronuncie sobre la posible participación de España en la misión militar que, de facto, lidera Estados Unidos (EEUU), haciendo uso de la Ley de Defensa Nacional de 2005 que mandata votar en el Congreso las intervenciones de nuestro país en el extranjero. No obstante, Sánchez podría esquivar esa bala usando diferentes “paragüas”, como por ejemplo, las misiones comunitarias en el seno de la UE o alianzas como la OTAN, dentro de las cuales se diluye la soberanía nacional en torno a la defensa del estado.

"No es de recibo que se pueda involucrar a España es un conflicto bélico, en una guerra", afirma Belarra, que plantea llevar una iniciativa parlamentaria al respecto. La Secretaria General morada ha apuntado a la contradicción de estar "más cerca" de entrar en una "guerra con Yemen" que de adoptar medidas concretas frente al "genocidio" en Palestina.

Por su parte, Sánchez ha insistido en sus credenciales internacionales: "Estamos presentes, somos un socio fiable, somos un socio leal", remarcaba a su vuelta del Foro de Davos.

Nada de esto sería posible sin suscriptores