Sin cese al fuego en el Eid al-Fitr

En el día de la “pascua” musulmana con las negociaciones en marcha, Israel sigue con las proclamas de guerra

El medio panárabe Al Mayadeen informó esta mañana sobre los detalles de la propuesta presentada por los mediadores a Hamás en las negociaciones para el cese al fuego. Según las fuentes publicadas, la propuesta se estructura en tres etapas, cada una con una duración de 42 días.

En la primera fase, se contempla un retorno gradual de los civiles palestinos desplazados al norte de la Franja, aunque no se especifica el número exacto. En esta etapa inicial, se incluiría también la instalación refugios temporales para garantizar un retorno de manera segura para las personas desplazadas bajo la supervisión de un equipo de las Naciones Unidas durante el proceso.

Además, se realizarían la rehabilitación de hospitales y centros de salud y las reparaciones de las infraestructuras principales, como carreteras, sistemas de suministro de agua, alcantarillado y redes de comunicación. Esto ayudará a restablecer la normalidad en la región y facilitar la vida cotidiana de las personas. Junto se garantizaría la entrada de equipos para la remoción de escombros. 

Por último, en esta misma fase, se ha establecido una medida para permitir la entrada diaria de 500 camiones en la Franja. Estos camiones llevarán ayuda y suministros esenciales Sin embargo, ayer mismo, varios medios, informaban que Israel había bloqueado unos convoyes de camiones para impedir la entrada de la ayuda y obstaculizar los esfuerzos de cooperación.

La propuesta de los mediadores ha planteado también que las fuerzas israelíes se muevan de las áreas densamente pobladas hacia lugares específicos que los sionistas habrían previamente identificado en el mapa. Sin embargo, Hamás ha expresado su oposición a esta medida. Tienen preocupaciones legítimas de que esto podría darle a Israel una ventaja para controlar toda el área y limitar la capacidad de movimiento.

En declaraciones a Al Mayadeeen, fuentes de Hámas han expresado su disposición a permitir la presencia de fuerzas israelíes en las fronteras como un primer paso hacia el cese al fuego. Sin embargo, han dejado claro que su visto bueno está condicionado a una retirada completa de las fuerzas sionistas en un futuro cercano. La postura de Hamás muestra una clara apertura a la negociación y a la posibilidad de encontrar una solución.

En lo que respecta a los prisioneros y los rehenes, Israel exige la liberación de 40 personas retenidas en Gaza, incluyendo a mujeres, niños y ancianos. A cambio, se liberarían 700 prisioneros palestinos, entre ellos 100 condenados a cadena perpetua. Sobre este punto, esta misma tarde, fuentes de Hamás han hecho saber que informó a los negociadores que actualmente no puede identificar y rastrear a 40 rehenes con las características exigidas por Israel. La CNN, en el mismo momento, indicaba que la mayoría de los rehenes que aún están vivos, alrededor de 100, son soldados varones del ejército israelí o hombres en edad de reserva militar.  

En la segunda etapa de la propuesta, se busca alcanzar un acuerdo mutuo que permita la liberación de todos los prisioneros israelíes y lograr una situación de "calma sostenible". Hamás ha expresado algunas reservas respecto a esta fase, argumentando que no se han facilitado detalles claros sobre un cese definitivo de las hostilidades o la retirada completa de Israel que es su exigencia principal.

En la tercera y última fase, se plantea un intercambio de los cuerpos de los fallecidos. En lo que respecta a los vuelos de reconocimiento, inicialmente se ha propuesto un cese de 6 horas, pero Hamás ha pedido que se extienda a 8 horas durante un período de 14 días.

En el día del Eil, las aldeas y pueblos a lo largo de la frontera libanesa con Israel no estaban tan activos como de costumbre mientras se preparaban para el Eid Al-Fitr, a pesar de períodos ocasionales de calma en los combates entre Hezbolá y las fuerzas israelíes.

Hoy en Líbano como en todo el mundo musulmán se celebra el Eid al Fatr. Incluso los palestinos se han congregado en la Mosquea de Al Aqsa desafiando el ejercito israelí a consta de sufrir el enésimo ataque.

Claramente tampoco en Líbano la atmósfera es la más apropiada para la mayor celebración anual para los musulmanes del país. Más de 90.000 personas han sido desplazadas desde el sur, y cientos de personas viven en refugios.

Muchas familias, sin trabajo o con ingresos ya muy mermados por la recesión económica, se enfrentan a dificultades económicas cada vez más extremas. 

La merma de la actividad económica en el Sur es evidente a causa de la bajada de los ingresos y de la despoblación de la zona afectada por el conflicto. Las tiendas tienen dificultad para aprovisionarse de productos y las compras son mínimas. Aunque la población local tenga incertidumbre sobre los futuros acontecimientos en la región y algunos vecinos evidencian una cierta ansiedad causada por los ataques israelíes, ayer veíamos como decenas de ellos llenaban uno de los café del pueblo para ver el partido del Real Madrid tras el fin del ayuno del Ramadán. 

Bassan, joven vecino de la zona, nos preguntaba por nuestra opinión sobre la situación a la vuelta en Líbano. Nos comentaba que los ataques israelíes siguen, que el bombardeo en el pueblo ha matado a tres personas y que una de las tres personas trabajaba en el hospital.  “La situación es difícil, cada vez más, pero este es nuestro pueblo y aquí vamos a seguir, con ánimo” hablando mientras saboreaba una cachimba. 

Tras las amenazas israelíes de guerra abierta contra el Líbano después del derribo de un dron de las fuerzas sionistas, aviones de guerra israelíes bombardeaban centros de Hezbolá en la zona de Bekaa horas después, y la resistencia libanesa respondía lanzando ráfagas de cohetes Katyusha hacía el Golán sirio ocupado.

Durante la tarde de ayer, en Marjayoun asistimos a dos ataques israelíes hacía la localidad de Kfar Kila y esta misma mañana, los israelíes abrían fuego desde las garitas fronterizas durante la inauguración de un edificio del servicio de extinción de incendios en la pequeña localidad de Odaisseh, ubicada a poco centenares de metros de la frontera.

Estando en la localización donde hacemos los directos, se acercan Mustafa y Khaled, originarios del pueblo que conocimos el pasado noviembre, nos enseñan una fotos de los bombardeos y nos explican que hoy y mañana no estarán en zona ya que irán a Beirut para celebrar la “pascua” musulmana junto a sus familias desplazadas en la capital. Mientras tanto llega la noticia que tres hijos y varios nietos de Ismail Haniyeh, líder de la oficina política de Hamás han muerto en un ataque israelí en Al Shati en Gaza.

¡Eid Mubarak! (¡santa fiesta!).

Fotografías: Álex Zapico

Nada de esto sería posible sin suscriptores