Alfonso Pérez Medina, el periodista de los "contadores" de Ferreras, defiende a García Castellón

El periodista de La Sexta salió a criticar a aquellos que denunciaron en redes sociales el papel como operador político de García Castellón con la imputación a Puigdemont y a Marta Rovira por terrorismo

Alfonso Pérez Medina es un habitual de Al Rojo Vivo y La Sexta. El periodista de tribunales, ha sido famoso este año por su papel como principal azote al Ministerio de Igualdad y a la Ley Solo Sí es Sí, cuyo esquema de penas llevó a cabo el ministerio que encabezaba Juan Carlos Campo, hoy premiado por Pedro Sánchez en el Tribunal Constitucional y que acaba de ser protagonista por denegar a la Ministra de Igualdad la admisión a trámite del recurso de amparo por la condena de vulneración al honor que el Tribunal Supremo impuso a Montero.

En su cuenta de la red social X, Pérez Medina ha criticado “la deriva” de aquellos que han visto en el auto de García Castellón una operación política para descarrilar la investidura. “Los mismos que hoy lapidan al juez Manuel García-Castellón por citar como imputados a Puigdemont y Rovira en la causa de Tsunami se congratularon y le aplaudieron cuando imputó a Aguirre o Cifuentes en la Púnica o a Cospedal en la Kitchen. Peligrosa deriva”, ha escrito en su cuenta. La postura de Pérez Medina coincide con la del PP, que ha criticado que algunos socialistas “señalen” al juez.

Cabe destacar que García Castellón expresó hace unas semanas su posición al respecto de la posible amnistía a los independentistas: “De forma directa no puedo contestar porque llevo asuntos relacionados y no puedo, por lo tanto, por un mínimo de prudencia. Como ciudadano podía decir dos cosas. Uno, que en la Constitución tampoco está prohibida la esclavitud y sin embargo no es posible. Y dos, estos señores han dicho que en cuanto puedan van a volver a repetirlo. Por lo tanto, ¿será  está amnistía la primera de muchas otras?”.

Esta hipótesis del periodista de La Sexta por la cual García Castellón representaría una suerte de justicia imparcial fue muy contestada en redes sociales. El periodista Antonio Papell, cuya afinidad al PSOE es indudable, le contestó a Pérez Medina que estaba “manipulando la realidad”. Por su parte, Carlos Sánchez Mato, exconcejal de Ahora Madrid, le respondió lo siguiente: “Alfonso, desde el respeto que tengo a cualquier profesional del periodismo, ¿de verdad no ves el patrón de conducta en las instrucciones que realiza Manuel García Castellón? Que no volvió por casualidad y tú sabes lo que los del PP dicen en privado de él”.

Y es que la relación del juez con el PP es profundamente conocida. Tal y como contaba Javier Lezaola en Diario Red, no es casualidad que García Castellón, “uno de los jueces más próximos al PP, haya dictado este auto justo en vísperas de que se acuerde una ley de amnistía que se prevé fundamental para sacar adelante la investidura del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, como presidente del Gobierno”. Lezaola añadía en su pieza que “no parece casual que, haciendo más de cuatro años de los hechos objeto de instrucción, el informe de la Guardia Civil llegara el pasado viernes y el auto del juez instructor haya llegado hoy”.

Ya hace más de un año Sara Serrano informaba en La Base de los vínculos del juez con el PP. “Con la llegada de Mariano Rajoy a la presidencia del gobierno, el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, lo trasladó a Roma, nombrándole juez de enlace en Italia. García Castellón pasa más de 16 años en el extranjero, en puestos con escasa carga de trabajo y con un sueldo de más de 120.000 euros al año. Eduardo Zaplana e Ignacio González, entonces investigados por corrupción en el caso Lezo, conspiraron para apartar al juez que estaba al frente de la investigación, Eloy Velasco, y traer de vuelta a España a García Castellón, que les ayudaría en la causa. Esto lo sabemos porque tenían pinchado el teléfono y sus conversaciones se hicieron públicas. Al poco tiempo de ocupar el puesto, García Castellón rebajó de 4.000.000 a 200.000 euros la fianza de Pablo González, hermano de Ignacio González. Horas después, el hermano del líder de la trama Lezo y expresidente de la Comunidad de Madrid abandonó la prisión. García Castellón también acordó que Ignacio González pudiera salir de prisión bajo fianza de 400.000 euros. El expresidente madrileño logró así abandonar la cárcel en la que llevaba seis meses tras haber sido enviado a prisión sin fianza por Eloy Velasco”, escribía en 2022 Sara Serrano en Público. Además, este juez es desde noviembre de 2017, responsable de la instrucción del caso Villarejo. Según cuenta Serrano, “rechazó investigar los vínculos entre Villarejo y Eduardo Inda, a pesar de que el contenido del móvil robado a Dina Bousselham estaba en el ordenador de Villarejo y fue publicado por Inda, y a pesar de que en la libreta incautada a Villarejo figuran varias reuniones entre ambos. Además, decidió retirar a Pablo Iglesias la condición de perjudicado en la causa, aunque la propia Fiscalía de la Audiencia Nacional dijera que no había ningún indicio de delito y a pesar de que el resultado de la prueba que el propio juez García Castellón solicitó a una empresa informática de Gales concluyera que Iglesias entregó a Bousselham la tarjeta intacta”.

García Castellón ha dictado este lunes un auto en el que imputa al líder de Junts, Carles Puigdemont; a la ‘número dos’ de ERC, Marta Rovira, y a otros nueve independentistas por las protestas llevadas a cabo contra la sentencia del Tribunal Supremo que condenó a largas penas de cárcel a los líderes del ‘procés’. Las protestas contra la sentencia del ‘procés’ fueron llevadas a cabo hace más de cuatro años y canalizadas a través de la plataforma de desobediencia civil no violenta Tsunami Democràtic, pero García-Castellón —quien recibió el pasado viernes un informe de la Jefatura de Información de la Guardia Civil que pone en el punto de mira a Rovira y a Puigdemont o al menos al entorno del líder de Junts— ha dictado el auto este lunes y además considera en él que “existen elementos suficientes para considerar que los hechos podrían encajar en el delito de terrorismo” en concurso con otro delito de desórdenes públicos.

Sin embargo, para Pérez Medina ver algún tipo de vínculo entre el auto del juez y la fecha en la que ha sucedido resulta una “peligrosa deriva”. El dirigente de Podemos, Pablo Echenique, no tardó en contestar en X al periodista de La Sexta con la siguiente frase: "El contadores" de Ferreras defiende a García Castellón. ¿Se entiende o hace falta dibujar un croquis?"

Nada de esto sería posible sin suscriptores