La Fiscalía de Granada investiga los crímenes en el Barranco de Víznar de 1936

Avance en búsqueda de justicia y verdad amparado por Ley de Memoria Democrática y Derechos Humanos
Exhumaciones en el Barranco de Víznar — Twitter (X)

La Fiscalía de Granada ha dado un paso al frente en la búsqueda de justicia y verdad sobre los crímenes cometidos durante el golpe militar de 1936 en el Barranco de Víznar. En respuesta al criterio de la unidad especializada en Derechos Humanos y Memoria Democrática, dirigida por Dolores Delgado, se ha iniciado una investigación amparada por la Ley de Memoria Democrática. Este enfoque representa un cambio de paradigma, centrado en el derecho de las víctimas a la justicia y la verdad, consagrado tanto en el Derecho Internacional como en la legislación española.

La investigación, liderada por la Fiscalía Provincial de Granada, busca esclarecer las circunstancias de las ejecuciones perpetradas en el Barranco de Víznar, donde se han realizado múltiples exhumaciones. Los restos recuperados revelan un panorama desgarrador: signos de tortura, disparos en los cráneos y la presencia de balas aún alojadas en ellos. Estos hallazgos son resultado de décadas de minuciosas investigaciones llevadas a cabo por memorialistas y asociaciones comprometidas con la recuperación de la Memoria Democrática.

Entre los restos desenterrados se encuentra el cráneo de un niño de entre 11 y 14 años, víctima del régimen franquista. Este hallazgo, el más joven hasta la fecha, arroja luz sobre la brutalidad de aquellos tiempos oscuros. El niño fue probablemente el primero en ser asesinado en la fosa, entre septiembre y noviembre de 1936. Su cráneo presenta dos disparos, uno de los cuales aún permanece alojado en su interior. La investigación en el Barranco de Víznar también ha revelado la presencia de mujeres entre las víctimas del régimen franquista. Por primera vez, se han recuperado restos de mujeres, arrojando luz sobre la participación femenina en la lucha por la democracia durante aquellos tiempos de dictadura y represión. Entre los objetos encontrados junto a los restos, se halló un dedal, evidencia de la profesión de costureras que desempeñaban estas mujeres.

El Barranco de Víznar, conocido como un Lugar de Memoria Histórica en Andalucía, es testigo de horrores inimaginables. Con más de un centenar de cuerpos recuperados hasta la fecha, todas las víctimas muestran signos de haber sido sometidas a tortura. Este barranco, con sus fosas comunes de diversos tamaños, fue el destino final de miles de personas que fueron ejecutadas por sus simpatías con la República durante la represión posterior a la sublevación.

La importancia de estas investigaciones trasciende el ámbito penal; busca proporcionar justicia y reparación a las víctimas y sus familias. La Ley de Memoria Democrática, aprobada en 2022, establece el deber del Estado de buscar, localizar e identificar a estas víctimas, reconociendo tanto a quienes fueron asesinados como a sus familiares como víctimas también.

El proyecto “Barranco de Víznar” Lugar de Memoria ha sido fundamental en este proceso de recuperación histórica. Su arduo trabajo ha permitido desenterrar no solo cuerpos, sino también historias de injusticia y sufrimiento. Cada hallazgo, cada resto humano, es un recordatorio de la necesidad de enfrentar el pasado para construir un futuro más justo y equitativo.

El barranco, junto con las tapias del cementerio de Granada, se convirtió en un símbolo de la represión franquista, donde muchos perdieron la vida por defender sus ideales políticos. Ahora, gracias a las investigaciones en curso y a los esfuerzos de aquellos comprometidos con la Memoria Democrática, se está dando un paso importante hacia la verdad y la justicia para las víctimas del pasado.

Nada de esto sería posible sin suscriptores