En recuerdo de Rosario La Dinamitera y Concha Pérez, dos mujeres antifascistas

Un día como hoy, 17 de abril, fallecían dos mujeres que defendieron a España del fascismo durante la Guerra Civil
Rosario Sánchez Mora, La Dinamitera (segunda por la derecha)

En fecha 17 de abril coinciden los fallecimientos de dos mujeres que en el propio frente de batalla defendieron a España del fascismo durante la Guerra Civil. Fueron ellas Rosario Sánchez Mora, madrileña que pasó a la historia conocida como Rosario La Dinamitera por preparar los explosivos en el grupo que integraba, y Concepción Pérez Collado, catalana que combatió en diversos frentes junto a compañeros hombres en las milicias populares.

Rosario Sánchez Mora falleció en Madrid en 2008, poco antes de cumplir los 89 años. Pasó a ser reconocida gracias al poema “Rosario, dinamitera”, que le dedicó Miguel Hernández, quien la había conocido en la capital española durante los primeros meses del conflicto. Muy poco antes de la difusión del poema, Hernández narra en una crónica de enero de 1937 la existencia de esta miliciana:

“Rosario tiene un temperamento fogoso que ha desahogado en el Guadarrama haciendo bombas y arrojándolas al enemigo. La avergüenza que muchas mujeres vayan a presumir y a mujerear a las trincheras. La dinamita le ha comido la mano derecha, y ella dice que aún le queda la izquierda para seguir haciendo bombas, tarea que aprendió de un minero asturiano, ya muerto para el pueblo, en los barracones de la Sierra. No puede estar quieta, inactiva. Es más útil con la sola mano que le queda que muchos hombres con dos y con fusil. Se pelea con ‘El Campesino’ porque no la deja acercarse a las trincheras, donde ella quisiera andar metida a todas horas. ‘¡Me da una rabia no ser hombre!’, me ha dicho con su sinceridad de campesina pura. Y la he visto más mujer que nunca”.

En este relato de Hernández puede advertirse el activo rol de las mujeres en los frentes de batalla, y no solamente en la retaguardia, a pesar de los impedimentos que presentaba ser mujer en situaciones de lucha armada. Rosario La Dinamitera integró los batallones femeninos de las Milicias Populares de Madrid y militó en el Partido Comunista de España (PCE).

Por su parte, Concha Pérez Collado falleció a los 98 años en Barcelona, también un 17 de abril, pero en 2014. Mujer anarquista, conformó las Milicias Antifascistas de Cataluña, surgidas a poco de que estallara el conflicto, y era afiliada a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). Asimismo, formó parte de “Mujeres Libres”, organización de tipo anarcosindicalista, fundada por un grupo de mujeres de Madrid y Barcelona, que se proponía liberarlas de la opresión y que logró sumar miles de afiliadas en toda España.

Concha Pérez Collado

Hija de un militante anarquista, Concha Pérez integró desde muy joven la Federación Anarquista Ibérica (FAI). Estuvo presa por los levantamientos ácratas ocurridos en la etapa republicana y, ya durante la guerra, tomó parte en varios combates, entre ellos en el de Aragón. Más tarde, colaboró con las Brigadas Internacionales.

El recuerdo de Rosario La Dinamitera y Concha Pérez, dos mujeres antifascistas que lucharon por defender a España, que además lograron romper con las tareas históricamente asociadas al género femenino —incluso las de la retaguardia—, permite advertir la notoria presencia femenina en los frentes de batalla durante los primeros meses de la Guerra Civil. Por mencionar otros casos, han mostrado esa misma valentía otras mujeres que integraron las milicias populares, tales como Casilda Méndez, Pepita Vázquez Núñez, Lina Ódena, Soledad Casilda, Marina Ginestá o Carmen Luna Alcázar, algunas de las cuales murieron en combate luchando por España.

Nada de esto sería posible sin suscriptores