Una denuncia no te arruina la vida, y menos si eres jugador del Real Madrid

Diego Radamés / Europa Press
(Foto de ARCHIVO)
23/5/2023
El club blanco dirigido por Florentino Pérez ha decidido no mover un dedo y no los apartará de forma preventiva, a pesar de que los futbolistas comparten cada día instalaciones en Valdebebas con otras menores de las categorías inferiores.

Florentino Pérez

Diego Radamés / Europa Press

Cada fin de semana en el Real Madrid siguen convocados y jugando como si nada los cuatro canteranos imputados por la difusión de un vídeo sexual de una menor (Raúl Asencio, Ferrán Ruiz, Andrés García y Juan Rodríguez). Todos ellos tienen más de 20 años y contrato profesional en el conjunto madridista. El club blanco dirigido por Florentino Pérez ha decidido no mover un dedo y no los apartará de forma preventiva, a pesar de que los futbolistas comparten cada día instalaciones en Valdebebas con otras menores de las categorías inferiores. Mientras, los medios de comunicación demasiado burdos no van con ello, y el escándalo ha pasado a segundo término. No olvidemos que García Ferreras en sus conversaciones en las cloacas con Villarejo reconoció trabajar para el Real Madrid de Florentino Pérez y hasta negoció el fichaje de Kaká en Milán siendo director de La Sexta.

El juez ha paralizado el volcado de los teléfonos móviles Iphone de los futbolistas investigados y están citados para declarar en sede judicial el próximo 8 de noviembre en San Bartolomé de Tirajana, Gran Canaria. Son dos víctimas las que han denunciado los hechos. Ambas presentaron en la denuncia un audio en el que una amiga les alertó: “El vídeo lo tiene todo el equipo del Real Madrid”.

Estos futbolistas son profesionales del Real Madrid. Lo tienen todo pagado por el club y ganan ya bastante más que cualquier persona trabajadora

Una de las víctimas en una entrevista en el diario AS expuso su malestar e indefensión: “He recibido presiones. Ellos tienen toda la culpa, porque han grabado sin consentimiento y difundido. Nadie me va a hacer sentir mal por decirme que soy una fulana o que mi amiga está ahí siendo menor. Necesito un psicólogo y ayuda de una persona cualificada que me apoye y trate este tema porque no lo sé llevar sola. Creo que se sienten tan protegidos porque están en un equipo grande, por así decirlo, en el que tienen seguridad y protección. Entonces, dirán: ‘Me da igual hacer esto’. Estoy protegido. Pase lo que pase, si tengo dinero tengo abogados y compro lo que me dé la gana. Con dinero se hace todo. Cuando estos chicos se ven con esta situación el equipo les podría aportar todo. Les da igual hacer esto hoy o mañana”.

Estos futbolistas son profesionales del Real Madrid. Lo tienen todo pagado por el club y ganan ya bastante más que cualquier persona trabajadora. El futbolista Asencio, con un valor de mercado de más de 100.000 euros, ha contratado al abogado Juango Ospina, que el medio de comunicación Crónica Libre vinculó al derechista Álvaro Uribe. El periodista Román Cuesta ha desvelado que la familia del letrado Ospina ha estado relacionada con el Cártel de Medellín, uno de los cárteles más salvajes en Colombia.

El bufete de Ospina ha logrado la suspensión del volcado de los teléfonos móviles con el recurso donde solicitaban que el acceso a su teléfono vulneraba el derecho a la intimidad y pedían al juez que acotara el apartado que necesitaba verificar. La Colchonería del medio CTXT de Miguel Mora ha publicado al respecto: “Un abogado del matarife colombiano Uribe para defender a un canterano del Real Madrid”.

No es la primera vez que el Real Madrid apoya a sus futbolistas en escándalos sexuales. Karim Benzema fue protegido por el club madridista tras ser acusado, y más tarde condenado, como cómplice de extorsión sexual. “Cuando lo de Valbuena, después de un día en la cárcel, volví a Madrid muy triste. Florentino me dio todo su cariño. Me trató como si fuera de su familia”, explicó el delantero francés, que durante cinco años no volvió a ser llamado para jugar con la selección nacional francesa. El Tribunal señaló a Benzema como culpable, pero “sin darse cuenta del carácter criminal de sus actos”. La condena de un año de prisión condicional a Benzema quedó suspendida con el pago de una multa de 75.000 euros. Anteriormente en 2014 Benzema fue acusado junto a su compañero Ribery de prostitución de menores a raíz de una trama vinculada al local nocturno Zaman Café, frecuentado por los futbolistas. Fueron absueltos al considerarse imposible de demostrar que conocieran que la joven era menor de edad.