La mitad de los votantes de Morena señalan al poder judicial como “gran adversario” de la modernización de México 

Una encuesta de CELAG destaca que la ‘Cuarta Transformación’ goza de buena salud entre el morenismo ante las elecciones de 2024

El presidente López Obrador con su sucesora, Claudia Sheinbaum.

8 de cada 10 mexicanos que admiten votar a Andrés Manuel López Obrador consideran que el país “ha cambiado mucho” durante el mandato del líder del Movimiento de Renovación Nacional (Morena), formación progresista y popular del presidente que gobierna México desde 2018 y que se ha marcado como objetivo situar su sexenio al nivel de los momentos claves de los últimos 300 años de la historia mexicana. Son los datos que se extraen de una encuesta elaborada por el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), dirigido por Alfredo Serrano, entre votantes declarados de Morena.

El proceso de avances progresistas, modernización y lucha contra la pobreza y la desigualdad, conocido como Cuarta Transformación y que ha tenido como resultado una reducción de un 10% de la tasa de pobreza, sacando de esta situación a 8 millones de mexicanos durante el mandato de López Obrador, cuenta con buena salud, al menos entre los simpatizantes de López Obrador. 

Los datos socioeconómicos positivos explican la alta fidelidad de los votantes de Morena con la Cuarta Transformación. 9 de cada 10 simpatizantes de López Obrador ven el presente con “ilusión” y plantean que las grandes reformas pendientes son la reforma del poder judicial, resolver el problema de la seguridad y seguir mejorando los problemas de empleo e ingresos.

La mitad de los que se declaran votantes de Morena considera que el gran adversario de la modernización del país es el poder judicial, representado en la Suprema Corte de Justicia donde están instaladas aún las castas oligárquicas que durante 72 años han controlado el país a través de los resortes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), la formación del presidente Enrique Peña Nieto que entregó la banda presidencial en 2018 a López Obrador.

Sobre el proceso de elección de la exjefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, como candidata presidencial para reemplazar a López Obrador, el 70,8% de los morenistas califican el proceso como “transparente y limpio” frente al 17,7% que aseguran hubo “trampas y/o irregularidades”. A pesar de la polémica del proceso por las críticas internas del contrincante de Sheinbaum, el excanciller Marcelo Ebrard, que amenaza con presentarse a las elecciones en un proyecto propio, el 57,8% del morenismo avala el proceso de encuestas por el que se ha elegido a la candidata para las elecciones federales de 2024.

Casi 40 de cada 100 morenistas, por el contrario, admiten que los futuros sucesores de la Cuarta Transformación deberían elegirse mediante primarias con el voto de la militancia de Morena. En esta línea, un tercio de los encuestados cree que Ebrard se escindirá de Morena y concurrirá a las elecciones con una plataforma liderada por él.

Sobre el futuro, una aplastante mayoría del 90,6% de los encuestados no tiene ninguna duda de que la exgobernadora de Ciudad de México será la próxima presidenta del país y el 56,7% cree que será “igual de bueno” que el de Andrés Manuel López Obrador. Entre las virtudes que el morenismo atribuye a Sheinbaum, un 46,9% destaca que “será siempre leal” a la Cuarta Transformación, un 15,5% que estará “al lado de la gente” y un 13% destaca que “está muy formada”. Por el contrario, la mayor debilidad que le achacan a la candidata es que tiene poco carisma, que no parece popular por su origen de clase alta y la incapacidad de afrontar el problema del narcotráfico y la inseguridad en el país. 

El 90,6% de los encuestados no tiene ninguna duda de que la exgobernadora de Ciudad de México será la próxima presidenta del país 

REFERENTES DEL MORENISMO

Sobre los referentes del morenismo, el médico epidemiólogo Hugo López Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, es el más popular entre los simpatizantes tras encabezar las medidas gubernamentales para enfrentar la pandémica de COVID-19. El 71% de los votantes lo valora positivamente, siendo el miembro más valorado del espacio político de la Cuarta Transformación. 

Tras López Gatell, con un 55% de popularidad, se encuentra Clara Brugada, la apuesta de López Obrador para la Ciudad de México, aunque aún no ha sido nominada; detrás, con un 52% de apoyos, la senadora Citlalli Hernández, seguida del presidente nacional de Morena, Mario Delgado, con un 47%.

En el sondeo han participado 4.035 personas a través de un cuestionario online realizado entre el 28 de septiembre y el 2 de octubre a votantes declarados del Movimiento de Regeneración Nacional. Así, los datos representan la interna del espacio político y no la realidad nacional. Si bien es cierto, encuestas publicadas en los últimos días, pronostican que Morena ganará las elecciones por más de 50 puntos de diferencia sobre la candidata derechista de la alianza opositora, Xochitl Gálvez, que aglutina al PRI, al PAN y al PRD.

Nada de esto sería posible sin suscriptores