Triángulo del Litio: los intereses de Elon Musk y Estados Unidos en el mineral clave de la transición energética

Elon Musk, el magnate de Tesla, Space X, vive la fiebre del litio. Acceder a este recurso clave para sus proyectos lo ha hecho poner sus ojos en el denominado Triángulo del Litio compuesto por los países de Argentina, Bolivia y Chile

Según el Consejo latinoamericano en Ciencias Sociales, el “Triángulo del Litio”, concentra el 68% del mineral disponible en el mundo.

Los salares claves son el de Atacama en Chile, que es el que contiene mayor cantidad de partículas por millón y destacan también los salares de Olaroz y Hombre Muerto en Argentina, como el de Uyuni en Bolivia.

Respecto a las toneladas existentes en cada país, Bolivia lidera seguido de Argentina y luego Chile.

Otros países claves en la industria extractiva de litio, son Australia, China y Canadá, quienes hacen la extracción desde rocas, a diferencia de lo que sucede en Sudamérica que se extrae de salares.

Los principales mercados compradores de litio son Estados Unidos, China, Rusia y Europa.

Fiebre del Litio

En la transición energética el litio es clave y Elon Musk lo tiene claro.

Musk necesita para su industria automotriz baterías de litio, y qué mejor que tener acceso a la materia prima y montar su propia planta para procesarlo.

Elon Musk tiene en Texas una enorme planta, tal vez las refinería de litio más grande del mundo. En ese lugar se reunió recientemente con el Presidente anarco capitalista de Argentina Javier Milei. Elon Musk se ha referido a su planta como una "máquina de imprimir dinero".

Reunidos en ese lugar, el trillonario Elon Musk y el presidente libertario de derechas de la Argentina prometieron trabajar juntos en promover los mercados libres, como en posibles proyectos de litio en Argentina.

Lo cierto es que Musk compra litio del triángulo del litio, exactamente desde Argentina hace ya un buen tiempo, y lo hizo a la empresa Livent, que fue adquirido por el gigante Arcadium Lithium.

Esta empresa hoy opera y controla el 100% del Salar Hombre Muerto, según declara en su web oficial, utilizando a gran escala el agua del lugar lo que terminó por secar la vega Trapiche a sus comunidades y animales que ahí habitan.

“Las baterias de litio son el nuevo petróleo” ha señalado Musk quien cuando la tonelada de litio tocó cielo durante el 2022 alcanzando el valor de 70 mil dólares la tonelada de carbonato de litio, Musk dijo entonces que podría tener que dedicarse a la minería y la refinación directamente a escala, a menos que los costos mejoren.

Se calcula que para satisfacer las necesidades mundiales de litio se necesitarían 74 nuevas minas con un tamaño promedio de 45.000 toneladas para 2035, según ha indicado el Benchmark Mineral Intelligence (BMI) .

Mientras Musk construye su GigaPlanta (Costo estimado 770 MUSD), la inversión del Estado de Chile en su política nacional del litio, es incapaz con las rentas obtenidas a partir de sus ventas y contratos vigentes con SQM  (5000 MUSD en 2022) de iniciar la construcción de una planta refinadora estrella del material 100% Estatal que adquiera a precio preferencial el litio que otorga de manera no concesible el país por tratarse de un elemento crítico, el número 3 de la tabla periódica.

Elon Musk apoyando el golpe en Bolivia

El interés de Musk en el litio presente en la trifrontera, no es nuevo, como ya hemos visto su compañía se abastece del Salar de Hombre Muerto, pero eso no ha sido todo.

Recordados son sus dichos sobre la red social Twitter cuando en Bolivia se realizó un golpe de Estado contra el Presidente democráticamente electo Evo Morales.

Bolivia es un país clave en reservas de litio, pero también un país en el que en tiempo de Evo Morales ya se comenzaban las pruebas de las primeras baterias de litio y autos eléctricos hechos en la nación andina.

Elon Musk señaló entonces, “Nosotros golpearemos a quien queramos”.

El Presidente Morales, no tardó en responder que el dueño de Tesla dejaba en evidencia que una de las razones del golpe fue el litio boliviano.

Por su parte la jefa del Comando del Sur de Estados Unidos, Laura Richardson, ha manifestado su interés en el litio presente en la trifrontera. Producto de ello ha desarrollado una intensa agenda con visitas a Argentina, Chile y conversaciones con los CEO de las empresas estadounidenses en operación. “Durante demasiado tiempo hemos ignorado nuestro propio patio trasero”, dijo la militar, dichos que fueron rechazados por lideres latinoamericanos.

El lado oscuro del litio

La forma en que las compañías presentes en el Triángulo del Litio, extraen el litio, no es amigable con el medioambiente pues usan piscinas de evaporación, una práctica de los «tiempos incas», arcaica.

El material clave para la electromovilidad y que aparece como alternativa a los combustibles fósiles, el litio, tiene su lado oscuro: el uso excesivo de agua.

La producción de litio a través de estanques de evaporación utiliza mucha agua, alrededor de 21 millones de litros por día. «Se necesitan aproximadamente 2,2 millones de litros de agua para producir una tonelada de litio«, según ha señalado el profesor de energía y medioambiente, Salem H. Ali , de la Universidad de Delaware.

La alternativa para la extracción de litio, es la llamada extracción directa, con la que se evita la evaporación y se reinyecta el agua al Salar. No obstante, esta nueva tecnología no ha sido del todo probada y no se sabe a ciencia cierta sobre sus efectos en los ecosistemas presentes en los salares.

Para más antecedentes sobre el Litio, puede usted consultar la siguiente edición en PDF de El Ciudadano:

Ciudadano-litio_compressed-1Descarga Ciudadano-litio_compressed-2Descarga Ciudadano-litio_compressed-3Descarga

Nada de esto sería posible sin suscriptores