“Las armas no borrarán tu sonrisa”: música y poesía para homenajear a los luchadores por la libertad

El impulso fundamental para la realización de este trabajo vino por parte de Manuel Ruiz, hermano de Arturo Ruiz, asesinado el 23 de enero de 1977 por pistoleros ultraderechistas en una manifestación por la amnistía

A comienzos de año se estrenaba este excelente docudrama, ‘Las armas no borrarán tu sonrisa’ dirigido por Adolfo Dufour, un magnífico trabajo audiovisual sobre las más que numerosas y por desgracia olvidadas víctimas de la represión franquista que aún siguió operando y reprimiendo a la izquierda más concienciada, revolucionaria y crítica con el supuesto “pacto” que daría lugar al marco político-jurídico del actual sistema a finales de los años 70. Una represión que tuvo lugar durante los años de la supuesta “modélica transición” que la estructura de poder de aquel régimen impuso ante la hipócrita y decepcionante actitud del PSOE y el PCE de aquellos años, de los Felipes y Carrillos, que a cambio de las migajas del pastel, tragaron con el discurso oficial, la bandera, la monarquía y sobre todo, el silencio cómplice sobre los crímenes de estado no solamente del franquismo, sino de los cuerpos represivos del estado precedente del régimen del 78.

El impulso fundamental para la realización de este trabajo vino por parte de Manuel Ruiz, hermano de Arturo Ruiz, asesinado el 23 de enero de 1977 por pistoleros ultraderechistas en una manifestación por la amnistía en pleno centro de Madrid. Como decían tanto Bernardo Fuster, uno de los músicos más implicados en la banda sonora de este documental, como su director Adolfo Dufour, cada vez que Manuel se encontraba con ellos, no dejaba de insistirles y preguntarles acerca de cómo y cuando se realizaría esa película-documental no solamente sobre su hermano, sino sobre todas las víctimas de esa represión oculta, silenciada, invisibilizada por el régimen heredero del franquismo. Tristemente Manuel no viviría para ver realizado su sueño. Pero en cualquier caso, ahí está.

Si se me permite una pequeña acotación personal, nunca olvidaré el magnífico discurso que Manuel Ruiz, en representación de uno más de los numerosos colectivos que se reunieron en la Asamblea de Madrid en las vísperas de las elecciones municipales del pasado año 2023 con los candidatos de Podemos a esos comicios entre los que yo me encontraba. Admirable su entusiasmo, su convicción, su claridad y su inteligencia a la hora de exponer sus planteamientos, incluso con las duras críticas que nos hizo, en las que en cierta medida, no le faltaba razón. Una persona íntegra, de principios profundamente arraigados no solo en la visceralidad del dolor de la pérdida de un familiar, sino en esa concepción de una sociedad democrática como una sociedad que no puede en modo alguno dar la espalda a su pasado, sino ser capaz de asumirlo, juzgarlo, reparar las injusticias y crímenes cometidos y a partir de ahí, construir el futuro.

La actriz Susana Martins, interpretando su monólogo

Este pasado viernes se celebró en el Auditorio Marcelino Camacho de CCOO de Madrid la presentación del disco-banda sonora de este documental, en el que el actor Carlos Olalla hizo de presentador, dando paso desde el escenario a todos los participantes en este emotivo acto.

Olga Gutiérrez junto al hermano de Atruro y Manuel Ruiz

Estremecedora la preciosa intervención de la viuda de Manuel Ruiz, Olga Gutiérrez, quien además de emocionarse a la hora de recordar el trabajo del que fuera su marido, sacó también más una lágrima de emoción a muchas de las personas que acudieron a esta presentación en el Auditorio Marcelino Camacho merced a sus emotivas intervenciones. También la del director del documental, Adolfo Dufour, los monólogos dramatizados de las grandes actrices Susana Martins y Gloria Vega, las cuales también por su intensidad, su capacidad de transmitir sentimientos que con independencia de que quienes estábamos en el auditorio viviéramos o no en carne propia, nos hicieron vibrar por la fuerza y la radical honestidad de sus interpretaciones.

Lucía Socam

Al tratarse de la presentación de la banda sonora de un documental, obviamente al lado de los monólogos y los testimonios, la música tuvo un papel fundamental en este acto de recuerdo y tributo. Por un lado, la cantautora Lucía Socam, una artista de pies a cabeza que arrancó del auditorio aplausos llenos de emoción. No le fue en modo alguno a la zaga David Díaz, otro de los músicos que componen la banda sonora también sumamente afortunado e inspirado en su actuación y por supuesto, Luis Mendo y Bernardo Fuster, que a lo largo del acto tocaron varias canciones que además de recordarnos la historia viva que se cuenta en el documental e incluso sus vivencias personales —Luis Mendo recordó como él mismo se encontraba a escasos metros de Arturo Ruiz el día en el que fue asesinado e incluso le pareció ver escapar al asesino que disparó contra él— nos regalaron canciones que nos hicieron añorar, al menos a quien suscribe estas líneas, a aquellos magníficos Suburbano de los que nunca dejo de escuchar discos como su debut de 1979 ‘Suburbano’ o mi favorito, ‘Danzas Rotas’ de 1982.

De izquierda a derecha, Bernardo Fuster y Luis Mendo

Además del documental, cuyo visionado recomiendo encarecidamente a toda aquella persona que tenga interés en conocer la realidad y la verdad histórica cuya memoria se nos ha hurtado durante tantos años sobre los tiempos de la “modélica transición”, el disco que viene a hacer de banda sonora de esta cinta tiene un valor incalculable. Podéis creerme, vale mucho la pena hacerse con él.

Nada de esto sería posible sin suscriptores