Willy Toledo: "Hay que hacerle un boicot al Hormiguero, igual que hay que hacerle un boicot a Israel"

El actor asegura que el programa que dirige Pablo Motos se ha convertido en "propaganda ultraderechista"
Ricardo Rubio / Europa Press

El actor Willy Toledo se encuentra en los campamentos saharauis con motivo del Festival Internacional de Cine de Sáhara (FiSahara) y, durante uno de los parones de este evento cultural, ha hablado con la periodista Maialen Ferreira para Eldiario.es.

Toledo, que admite que durante diez años se tuvo que ir a Latinoamérica a trabajar porque por sus posicionamientos políticos en España no se le ofrecía trabajo en la industria audiovisual, se muestra indignado por el cambio de postura del Gobierno de España con respecto a la posición tradicional sobre el proceso descolonizador del Sáhara.

"Lo que más me trastoca es pertenecer a un país que no solo no acepta su responsabilidad, sino que colabora activamente con el opresor y el ocupante", subraya.

El actor vincula el Sáhara con Palestina porque, a su juicio, son causas similares: "Es un pueblo milenario que lleva siglos viviendo en un territorio hasta que aparece una potencia colonial y criminal que los somete, ocupa sus territorios, les roba sus tierras y los asesina".

El actor y activista hace un llamamiento a sus compañeros de profesión para que se posicionen políticamente, aunque admite que "se paga caro" defender sus ideas. Especialmente vehemente es Toledo sobre la presencia de actores en El Hormiguero, el programa de entretenimiento que dirige Pablo Motos en Antena 3.

"Aparecer en El Hormiguero no os va a traer ningún beneficio. No te van a dar más trabajo por salir", espeta a sus compañeros de oficio. En la misma línea, Toledo desmiente que los actores y actrices estén obligados a ir al programa de Motos.

"Ninguna productora, director, ni ninguna plataforma les obliga. Les pueden insistir y presionar, pero somos libres de ir adonde nos dé la gana y a ese programa no hay que ir", insiste. Toledo asegura que El Hormiguero "ha pasado de ser un programa de entretenimiento a ser un programa político ultraderechista", lo que, en su opinión, lo convierte en un "peligro".

Por último, el actor anima a hacer boicot al programa de Pablo Motos "igual que hay que hacerle boicot a Israel". Ante la preocupación de algunos actores a plantarse, los tranquiliza: "Vetar ese programa no les va a perjudicar en nada".

Nada de esto sería posible sin suscriptores